Jun 14 2011

Jorge Semprún y la guerrilla humanitaria

Publicado por en General

 

Muere un hombre indignado. De la misma forma que quiso “cambiar un poco” el mundo con su obra literaria después de vivir el horror de Buchenwald, quiso también cambiar la realidad del hambre apoyando nuestros primeros pasos en España.

Recuerdo perfectamente la indignación de Jorge haciendo con él un largo viaje en Angola, cuando el país estaba dividido por una guerra civil. Un conflicto emblemático de la Guerra Fría con dos bandos ideológicos enfrentados y, en medio, millones de víctimas inocentes.

Semprún hombre sufría por la amplitud del desastre después de décadas de combates y por el profundo subdesarrollo de las comunidades. Estaba indignado porque las incalculables riquezas de Angola, diamantes, petróleo o pesca, no contribuían a la lucha contra la pobreza. Al revés, eran el propio carburante de la guerra. Esta paradoja que desde entonces se ha confirmado como una terrible ley de la realidad africana le dejó profundamente impactado. Le animó, a cambio, quedarse en los centros de salud que Acción contra el Hambre había montado en las zonas de conflicto para atender las víctimas de las minas, del cólera o del hambre.

“Esto es una organización de guerrilla, de guerrilla humanitaria” nos decía, con verdadera admiración. Le gustaba nuestro compromiso a la hora de intervenir para todos los afectados, de ambos bandos. También nuestra forma de alcanzar los sitios más remotos. Le motivó tanto que decidió ser durante cinco años el presidente de nuestra organización, durante diez años el presidente de honor. El mejor homenaje que le podemos rendir es seguir, seguir nuestro combate para que los principios humanitarios, y la ayuda internacional llegue a todos los que lo necesitan.

Jorge Semprún, un hombre indignado

No hay comentarios

Better Tag Cloud