May 30 2012

NÍGER: EL PODER DE LA CURIOSIDAD

Publicado por en General,Testimonios

Acabo de volver de Níger. Con las pilas cargadas, como cada vez que viajo al terreno. Dirigir una organización humanitaria es mucho más que tomar decisiones, diseñar estrategias, coordinar… Para mí es fundamental estar también cerca de las personas a las que queremos ayudar. Ver cómo viven, escucharles, conocer sus expectativas… sin todo esto, la acción humanitaria se quedaría al margen de la realidad.

 

Han sido cinco días intensos, duros, a temperaturas superlativas en la base de Keita. Es fundamental poder compartir este tipo de experiencias. Más con la gente que después puede contarlo a millones de personas. He viajado acompañado por la periodista Ángels Barceló y el equipo de periodistas de la Cadena SER formado por Nicolás Castellano, José Luis Sastre y el técnico Paco Quiroga. Se trataba de contar por qué hay una crisis que ha puesto a 18,5 millones de personas en jaque en la región, pero hemos conseguido ir mucho más allá. Gracias, fundamentalmente, a la infinita curiosidad de este equipo de profesionales de la información. No se cansaban de preguntar, de escuchar a la gente, de ir cada vez más profundo, negándose a quedarse en la parte superficial de la emergencia: sacaban una historia interesante de cada persona con la que hablaban, de cada aldea que visitaban. Y luego la contaban.

 

El 21 de mayo miles de españoles pudieron escuchar una retransmisión muy especial del programa de Ángels, Hora 25. Se hacía desde nuestras oficinas en Niamey. Además de las emocionantes historias contadas y el interesante debate que pudimos tener durante dos horas, este programa fue una prueba ante los españoles de que la ayuda llega, de que el hambre no es ninguna fatalidad, de que las cosas pueden cambiarse. El mensaje que las ondas lograron transmitir esa noche nigerina fue unívoco: el hambre tiene solución. Por fin.

No hay comentarios

Ene 26 2011

El futuro de Sudán…

Publicado por en Testimonios

Aterricé en Juba hace veinte años, en plena guerra civil. Nuestra vida de cooperante transcurría entonces entre lo que, con un poco de imaginación, podíamos llamar nuestra “casa” y el refugios subterráneo antibombas que teníamos en el jardín. Juba estaba en el centro de la guerra y el blanco de todos los combates. Tratábamos de ayudar a los refugiados, miles de hombres y mujeres que, presos del pánico, se hacinaban a orillas del Nilo, entre malaria, cólera… y hambre, mucha hambre.

Estos días Juba se asoma tímidamente a los televisores. Se ve la ciudad con colas de personas que esperan su turno para ir a votar para el referéndum de independencia y me cuesta reconocerla. Veo carreteras, mercados… personas, mucha personas sin miedo,  con dignidad, sobre todo.

El resultado de este referéndum, del todo previsible, va a marcar el futuro de Sudán. Las amenazas siguen siendo enormes. Muchos tememos que Jartum no ha dicho aún la última palabra y el recurso a la violencia en la región sigue siendo más probable que posible.

Más allá de la guerra, el reto es enorme: una población joven, que conforma el 60% de la población, tiene que inventar un país nuevo. Un país, rico en recursos pero, hoy por hoy, en la pobreza absoluta. Este, el país número 54, como tantos otros de África.

El compromiso de la comunidad internacional no se acaba aplaudiendo el proceso democrático. El verdadero reto empieza ahora: hay que hacer de Juba la capital de un país libre, independiente y sostenible.

Un comentario

Better Tag Cloud