Actividades agrícolas y ganaderas

Este tipo de actividades atacan directamente las causas subyacentes del déficit en la producción de alimentos y consisten en: la mejora en el acceso a los recursos para la producción agrícola, como la tierra, el agua, las semillas o los fertilizantes; la protección de los recursos naturales y la mejora en su gestión; una administración más estratégica de los recursos ganaderos; o el avance en el acceso a los mercados.

Se llevan a cabo generalmente en contextos rurales, aunque también pueden ser adaptados a zonas urbanas y semi-urbanas, así como a campos de refugiados o desplazados internos. Gracias al incremento de su productividad agrícola y ganadera, se puede garantizar la seguridad alimentaria de las familias rurales pobres, a la vez que se promueve el desarrollo económico local.

Comparte