Formulario de búsqueda

Actualidad

Alerta de hambruna en Nigeria

28/12/16

Alerta de hambruna en Nigeria

 

La ayuda humanitaria podría evitar el peor de los escenarios

Ante la “inaccesibilidad absoluta de alimentos de estos grupos de población, que está en riesgo de muerte en el corto plazo”, nuestros equipos sobre el terreno advierten de que esta situación de emergencia continuará en las áreas más inaccesibles del estado de Borno. Un escenario de alerta en el que el conflicto es la causa principal del hambre extrema y del desplazamiento generalizado en Borno. La declaración de hambruna estaría, de acuerdo con los estándares internacionales, supeditada a ciertos indicadores (al menos el 20% de los hogares se enfrentan a una escasez extrema de alimentos, tasas de desnutrición aguda superiores al 30%, tasa de mortalidad mayor de dos personas por día por cada 10.000 habitantes) que ya se están registrando en algunas zonas de Borno.  La última hambruna registrada se produjo en 2011 en el Cuerno de África.

“La población en las áreas a las que no podemos acceder están sufriendo. Tienen poca o ninguna comida, no hay agua limpia y no hay servicios de salud de emergencia. Estamos muy preocupados por el hecho de que un gran número de niños pueda morir cada día debido a enfermedades prevenibles, a menos que podamos llegar hasta ellos”, ha señalado Yannick Pouchalan, Director País de Acción contra el Hambre en Nigeria.

 

La situación está mejorando en Monguno gracias a la ayuda

La alerta del Marco integrado de las fases desde seguridad alimentaria hasta la emergencia humanitaria, referente internacional que establece cinco fases en esta escala, siendo la fase 5 de catástrofe o hambruna, indica que la seguridad alimentaria ha mejorado en las zonas “recién liberadas” de Borno, donde las organizaciones humanitarias estamos respondiendo. Los datos preliminares de nuestras evaluaciones indican que después de cuatro meses de intervenciones nutricionales y asistencia alimentaria de emergencia en Monguno, en el norte de Borno, la prevalencia de la desnutrición aguda ha descendido por debajo de los umbrales de emergencia. Pero cualquier perturbación en los actuales niveles de asistencia podría amenazar las frágiles mejoras que hemos logrado las organizaciones humanitarias. Hasta que los mercados vuelvan a funcionar y hasta que las poblaciones desplazadas puedan volver a sus comunidades con seguridad y reanudar sus actividades agrícolas como fuente de ingresos y alimentos, seguirán dependiendo de la distribución de alimentos y de la ayuda humanitaria para su supervivencia.

“Teniendo en cuenta la gran cantidad de necesidades y el trauma que ha padecido la población, tenemos que hacer algo más que simplemente mantener a las personas con vida: debemos hacer llegar la asistencia necesaria a las poblaciones aisladas, pero también debemos ampliar nuestros programas para satisfacer las necesidades más urgentes en las zonas a las que podemos acceder”, afirma Pouchalan. “Las existencias de alimentos son muy limitadas y la próxima temporada de lluvias pondrá aún más riesgo la vulnerabilidad de los niños con amenazas como la malaria. Debemos hacer todo lo que esté a nuestro alcance para garantizar la protección de la población civil en esta crisis y poner en marcha intervenciones para brindar refugio, apoyo psicosocial, atención integral de salud primaria, saneamiento y soluciones a largo plazo para ayudar a la gente a reconstruir sus medios de subsistencia”.

 

Es urgente facilitar el acceso de la ayuda

Desde Acción contra el Hambre, junto a las Naciones Unidas y al resto de actores humanitarios, instamos a la comunidad internacional y a todas las partes en Nigeria a que garanticen el acceso inmediato y sin obstáculos a las zonas inseguras para aliviar el sufrimiento y para garantizar que la asistencia humanitaria se preste de manera segura. También exhortamos al gobierno a que alivie los impedimentos burocráticos para importar suministros esenciales y agilice los procesos de visados para que el personal humanitario pueda desplazarse hasta donde es más necesario. También es imprescindible que las organizaciones humanitarias tengan acceso a las zonas de exclusión para llevar a cabo evaluaciones y cuantificar con exactitud la magnitud de las necesidades más urgentes.

Actualmente, Acción contra el Hambre estamos en los estados de Yobe, Jigawa y Borno, donde trabajamos desde 2010. Desde mayo de 2014, hemos ampliado nuestros programas de salud, nutrición, seguridad alimentaria y agua y saneamiento en los estados de Yobe y Borno . En agosto de este año, lanzamos un nuevo programa de emergencia en la zona recién liberada de Monguno, en el norte de Borno, donde actualmente estamos brindando asistencia a la población desplazada con alimentos, agua y saneamiento, servicios de salud y nutrición de emergencia.

Asimismo, hemos comenzado a distribuir alimentos suplementarios a mujeres embarazadas y madres en periodo de lactancia, y tratar a los niños y niñas que sufren desnutrición aguda severa en una de las zonas inaccesible del norte de Borno, en Cross Kawa. En las próximas semanas, distribuiremos refugios de emergencia, kits de higiene y alimentos suplementarios para niños menores de cinco años en Cross Kawa, donde la gente no ha recibido ningún tipo de asistencia humanitaria durante dos años.

Comparte esta noticia

Catástrofe humana en Bangladesh

Necesitan ayuda urgentemente

¿Cómo colaborar?
Comparte