Formulario de búsqueda

Historias

"Antes, había un pueblo aquí"

 

La población comienza la reconstrucción tras el terremoto en Nepal.

El vestido rojo con flores Sanju destaca entre la nube de polvo y tierra que cubre la aldea de Chaughada. Ayudada por sus cuatro hijos, desde que sale el sol retiran las piedras que eran su casa, antes de que el terremoto  redujera la aldea a un montón escombros. Se sienta en un montículo de piedras, entre el camino y lo que queda de la casa del vecino. Su madre, ocupada en el otro lado de la casa, se une engalanada con un gran vendaje en el pie.

El sábado, 25 de abril, cuando se produjo el terremoto, Sanju se encontraba en la parte de atrás de su casa. Salió propulsada con el movimiento del suelo. Su madre no tuvo tiempo para salir de la casa. Aunque quedó enterrada bajo los escombros, pudo salir rápidamente con unas pocas lesiones, a diferencia de las más de 7.500 personas que han perdido la vidsa en esta catástrofe. Al sonido de los martillos, los habitantes de Chaughada intentan olvidar que podrían haber muerto en el desastre.

Chaughada, un pueblo rural en el distrito Nuwakot, al noroeste de Katmandú, fue literalmente devuelto por el sismo. Tanto es así, que no se puede decir donde empieza y acaba la propiedad de cada uno. La limpieza de escombros llevará tiempo y la reconstrucción de las viviendas…, es algo completamente incierto. La mayoría de los habitantes de Chaughada, agricultores,  no pueden darse el lujo de construir otra casa. Y la reconstrucción llevará tiempo, de 3 a 4 meses, dependiendo del tamaño de la casa.

Sanju mira a su hijo cómo limpia los cascotes  con la pala. La escuela, cerrada desde el terremoto, se reabrirá pronto y ya no podrá ayudar durante el día. Bajo el sol del mediodía, todos luchan para restaurar una apariencia de normalidad en el pueblo. En la calle principal, las mujeres recogen las ramas de un gran árbol derribado, cortado en pedazos con un hacha. Un hombre sentado sobre la plegada fachada de su casa, trata de tirar una pared, una de las pocas que quedan en pie.

La temporada de lluvias se iniciará en breve. La situación se agravará y la vida en tiendas de campaña será muy difícil. La pequeña carretera que une el pueblo de Bidur, capital del distrito de Nuwakot, puede llegar a ser intransitables debido a los deslizamientos de tierra causados ​​por el monzón.

comparte esta historia

ÚNETE

Dona ahora

Tu donación llegará a quien más lo necesita

Hazte socio

Únete a la generación que puede acabar con el hambre

Catástrofe humana en Bangladesh

Necesitan ayuda urgentemente: ponte ya en acción

¿Cómo colaborar?
Escríbenos y te contamos.
CAPTCHA
.
Comparte