Formulario de búsqueda

Historias

"Aprendí a conseguir financiación para abrir mi negocio"

 

Nayara Martins (26 años, Brasil) llegó a España hace tres años.  Con una tasa de paro femenino del 25% (dos puntos por encima del masculino) y un mercado donde prima la temporalidad, especialmente para la mujer, Nayara ha optado por el emprendimiento con una microfranquicia especializada en cartuchos y toner para impresora. “La gran ventaja de tener un negocio es que yo dependo solamente de mis clientes y de mi estrategia”, nos cuenta poco tiempo después de abrir su comercio, situado en un centro comercial de Madrid.

 “El mercado laboral es muy inestable, sobre todo con la crisis, y a mí no me gusta vivir bajo la incertidumbre de si mañana voy a tener o no un trabajo”, explica. A esto se suma, en su opinión, que “es evidente que las mujeres no estamos a pie de igualdad con los hombres, por eso tenemos que seguir luchando para conseguirla” y menciona, entre otras dificultades, la de compaginar el trabajo con la vida familiar.

Nayara ha participado en uno de los programas de Acción contra el Hambre de apoyo al emprendimiento. Además de formación y asesoramiento individual, el programa le dio acceso a un microcrédito para iniciar la puesta en marcha de su negocio a través de la fundación Nantik Lum. Y durante tres años tras la constitución de su negocio, va a recibir seguimiento para acompañarla en su proyecto emprendedor.

"Me he sentido muy acompañada"

“Vi que el negocio se traspasaba y me interesó. Empecé a hacer el plan de negocio pero tenía mucha dificultad, especialmente en el acceso a la financiación. Entré en contacto con Acción contra el Hambre y Nantik Lum y me han ayudado a finalizar el plan de negocio y a conseguir la financiación. Además, en los talleres he aprendido las variedades de financiación que tenía, las dificultades, los intereses de los bancos, las modalidades jurídicas a la hora de empezar un negocio, los impuestos…. Cosas que tampoco sabía. Recomiendo el proyecto porque los talleres son muy orientativos y se crea una red de networking muy importante para quien está empezando un negocio”, explica.

En su opinión, “el acceso a la financiación ha sido clave y lo más difícil. Sin Acción contra el Hambre y sin Nantik Lum no  habría conseguido seguir adelante con el proyecto porque yo no sabía cómo financiarlo”.

Nayara ya ha empezado a introducir mejoras en la estrategia de negocio respecto al franquiciado anterior, principalmente de marketing, y le están dando resultado.

“Me he sentido acompañada durante este proceso porque tenía muchísimas dudas antes de empezar y otras que me han surgido sobre la marcha. Además, el seguimiento después de la puesta en marcha es interesante porque me van a surgir dudas y no voy a saber qué estrategias aplicar o no. Me pueden orientar en ese sentido”, añade.

comparte esta historia

ÚNETE

Dona ahora

Tu donación llegará a quien más lo necesita

Hazte socio

Únete a la generación que puede acabar con el hambre

Catástrofe humana en Bangladesh

Necesitan ayuda urgentemente: ponte ya en acción

¿Cómo colaborar?
Escríbenos y te contamos.
CAPTCHA
.
Comparte