Ayuda alimentaria

En tiempos de crisis, cuando los mercados están vacíos, la distribución de alimentos permite prevenir la degradación del estado nutricional y de salud de las poblaciones afectadas, al tiempo que se protegen sus medios de vida. La forma más adecuada de responder a las necesidades alimentarias identificadas debe definirse teniendo en cuenta el contexto político, social, cultural, económico, geográfico y de seguridad de la población afectada.

Una variante de la distribución de alimentos es el sistema de alimentos por trabajo (Food for Work), que sigue el principio de distribuir alimentos a cambio de que las familias beneficiarias realicen trabajos con fines comunitarios, como la protección de una fuente natural de agua o la reparación de una carretera.

 

¿Cómo se realiza la distribución?

Puede consistir en la distribución física de alimentos básicos, cuando la escasez de alimentos es global, o en la distribución de vales de compra, cuando hay alimentos disponibles en el mercado y se trata de un problema de acceso para ciertos grupos de población, por razones económicas, físicas, sociales o políticas. En ambos casos, se potencia la adquisición local de los alimentos para activar el mercado local.

En las situaciones más críticas, cuando toda la población está afectada, se llevan a cabo distribuciones de alimentos generales. Otras veces, la distribución es selectiva, ya que solamente una parte de la población necesita alimentos: niños y niñas, mujeres embarazadas, mujeres en periodo de lactancia, personas mayores, familias monoparentales, familias numerosas o víctimas directas de una crisis.

 

¿Qué se distribuye?

Pueden ser alimentos frescos o raciones secas. Entre otros: cereales, aceite o harina fortificada.

 

Ración seca

Las raciones se calculan en función de los estándares internacionales para cubrir las necesidades nutricionales. La llamada “ración seca” para cubrir las necesidades de una familia de ocho miembros durante un mes, distribuida en Níger durante la crisis alimentaria que asoló este país en el año 2005, se componía de: 50 kilos de arroz, 25 kilos de frijoles y 8 litros de aceite.

Sean cuales sean los alimentos distribuidos es importante que estén adaptados a los hábitos alimentarios y respeten las normas de calidad establecidas.

 

 

Comparte