16/06/17

Carrera contra el Hambre: Pequeños pasos, grandes logros

Las puertas de los colegios de España y Andorra se abren y, más de 300, lo hacen con una ilusión especial: sus más de 140 000 alumnos van a unirse a la lucha contra el hambre. Hoy entran con más ganas que nunca a la escuela. No es un día cualquiera: sus pasos hoy les llevan al futuro, al que ellos van a crear, al que ellos hoy ya están escribiendo. Pasos que se convertirán en la esperanza para otros niños que tienen la misma suerte que ellos. Por ejemplo, los niños de Etiopía. 

En las charlas que hemos dado en cada colegio, los alumnos han comprendido que todos juntos podemos hacer más fuerza y que es injusto que, en un mundo capaz de alimentar al doble de su población, más de 8 500 niños mueran al día por causas relacionadas con la desnutrición. Han buscado patrocinadores los días previos a la carrera y ellos les han prometido una aportación por cada vuelta que hagan. Ahora toca calzarse las zapatillas y esforzarse al máximo para conseguir todas las vueltas posibles.

¡Se da el pistoletazo de salida a primera hora de la mañana en cada centro participante! Cerrad los ojos e imaginad dos estadios de fútbol llenos. Luego imaginad toda esta cantidad de gente corriendo contra el hambre al mismo tiempo. ¡Sí, más de 140 000 niños! Estar en un colegio de los más de 300 inscritos y sentir que no son solamente 200 niños los que corren, que son más de 140 000 en total, pone los pelos de punta. 

Y los padres… ¡Cuántos patrocinadores ha habido entre padres y madres! No son los únicos (abuelos, tíos, primos, vecinos, amigos, comerciantes), pero los padres son los que dan más ejemplo a los niños a diario: son sus referentes. Padres que son patrocinadores, pero que también les enseñan con sus actos la importancia de ayudar a los demás, de compartir, de empatizar, de hacer las cosas en grupo, de luchar contra las injusticias y de respetar a los demás por encima de todo. Patrocinadores a los que a veces no les sobra el dinero, pero se han comprometido con su hijo y cumplen con su palabra. Padres que ven en sus hijos al futuro de la sociedad y así se lo transmiten; que dejan que sus hijos hagan las cosas por ellos mismos: son pequeños, pero pueden hacer grandes cosas. Padres que se implican en la educación de sus hijos, que colaboran con el centro y les apoyan en todas las actividades que hacen.

No podemos dejar de agradecer a los colaboradores de esta iniciativa todo su apoyo. Han sido muchos y muy buenos. Nos han dado alas para seguir sumando colegios y para continuar dándole voz a la lucha contra el hambre. Sin estos colaboradores, no tendríamos el mismo éxito. Gracias por correr, aunque sin zapatillas y desde vuestras oficinas, en La Carrera contra el Hambre. Hay muchas formas de ayudar y la comunicación es una de las mejores. ¡Gracias por darnos voz!

¡Y qué decir de los voluntarios! Gracias a ellos, hemos podido realizar más de 300 charlas en España y Andorra. Se han preparado perfectamente las sesiones, han hecho teatro con los más pequeños, han resuelto las dudas que han surgido entre los alumnos y, gracias a esta experiencia, han sentido que dedicarle tiempo a sensibilizar a la sociedad merece la pena. ¡Gracias por vuestro apoyo!

 

Esta iniciativa se organiza en 30 países y en esta edición han corrido más de 450 000 alumnos de más de 1 800 centros.

Aquí encontrarás toda la información: http://www.carreracontraelhambre.org.

Inscribe a tu centro educativo en la siguiente edición aquí: http://www.carreracontraelhambre/inscribete

Comparte esta entrada