27/05/15

Las mujeres y el hambre

 

Las mujeres y el hambre

El papel de la mujer en la lucha contra el hambre

En muchos de los países del sur, la mujer vive con menos de un dólar al día, no tiene acceso a la tierra, es analfabeta y su sueldo es la mitad del de un hombre. A pesar de todo, son el rostro de la lucha contra el hambre, las responsables del 80% de la producción de alimentos en zonas como África Subsahariana.

Uno de cada tres hogares está encabezado por mujeres. No obstante, no tienen poder de decisión en sus comunidades ni sobre sus tierras. Las dos terceras partes de los 1000 millones de analfabetos en el mundo son mujeres adultas y jóvenes. Aunque las mujeres reciben menos del 10% de los créditos concedidos a pequeños agricultores, el dinero invertido en las mujeres es 17 veces más eficiente que cuando se le concede a los hombres.

El hambre y las mujeres

La mujer y la nutrición

Las mujeres en los países más pobres son las que garantizan la supervivencia de sus hijos. A pesar de que 1 de cada 16 mujeres corre riesgo de morir en el parto, y que cada vez más frecuentemente son abandonadas por sus maridos que se van a buscar trabajo a las ciudades y a otros países, la mujer no involucra a sus hijos en el trabajo y sus ingresos se destinan principalmente a su escolarización y alimentación.

El nivel de educación de la madre tiene un impacto directo en el crecimiento del hijo. Según una encuesta realizada por Acción contra el Hambre en Argentina, el porcentaje de niños con atraso en su desarrollo se reduce del 11,9% al 2,5% en los casos en los que la mujer ha estudiado educación secundaria.

Las mujeres y el hambre

Está demostrado que cuando la mujer recibe educación nutricional, el niño tiene un crecimiento más adecuado y se desarrolla correctamente. En Níger, por ejemplo, existen mitos como que durante las primeras 48 horas no se le puede dar nada de comer al bebé recién nacido, o que cuando la madre está enferma, no debe darle de mamar a su hijo para evitar el contagio. Ellas son las primeras que adaptan las nuevas prácticas para proporcionarles una lactancia adecuada.

El papel de la mujer en la lucha contra el hambre es clave. Trabajamos para seguir ofreciéndo formación en cuidados nutricionales e higiénicos de las madres, así como de fortalecimiento de productos locales para la correcta nutrición de los más pequeños. Haz un donativo mujer y hambrehazte socio el hambre y la mujer

 

Comparte esta entrada