20/04/18

¿Somos conscientes de la emergencia? Cronología de la guerra en Siria

En marzo comenzó el octavo año de conflicto en Siria. Durante estos 7 años, la guerra en Siria ha provocado el desplazamiento de la mitad de la población, más de seis millones de personas continúan desplazadas dentro del país, más de cinco millones son refugiados en los países vecinos y un millón ha huido a Europa.

acuerdo político</strong>

La guerra, que nunca ha estado tan extendida en el país durante los siete años de conflicto como ahora, ha hecho añicos infraestructuras físicas y sociales en Siria: casas, escuelas, hospitales, sistemas de agua… lejos de llegar a su fin, la población civil continúa enfrentándose a los bombardeos aéreos, a los morteros y a las trampas explosivas cada día. Estas han sido las diferentes etapas de la guerra en Siria:

La Primavera Siria del 15 de marzo de 2011

“Primavera Siria”: comienzan las manifestaciones pacíficas en Deraa, reprimidas duramente por el Gobierno de Al Asad. Como consecuencia, miles de sirios huyen de la guerra cruzando, principalmente, las fronteras con Líbano, Turquía y Jordania. Muchos de ellos llegan asustados, con lo mínimo imprescindible y con un importante impacto psicológico.

Febrero de 2012: Líbano se convierte en lugar de refugiados

Tras los bombardeos sobre Homs, miles de personas se instalan en casas de familiares o amigos aunque poco después huyen a campos de refugiados; será en Líbano, país que no ha firmado la Convención sobre Refugiados de 1951, donde se instalen en asentamientos informales. En la actualidad, un millón de refugiados sirios están viviendo en el Líbano. En diciembre de 2012, a pesar de que las Naciones Unidas retiran a su personal “no esencial”, organizaciones humanitarias tratan de garantizar con camiones cisterna el suministro de agua e instalan letrinas e infraestructuras de saneamiento para garantizar las condiciones mínimas de higiene y contener epidemias. Con tantos refugiados, los sistemas de salud y educación del Líbano quedan colapsados. Todo ello provoca el surgimiento de las primeras tensiones con la población libanesa.

Las  Conversaciones de paz de Ginebra en enero de 2014

En enero de 2014, se celebra la llamada Conferencia de Ginebra 2, un comienzo de diálogo de paz, sin grandes avances. Sin embargo, en febrero, debido al endurecimiento de los ataques, la ONU y el Gobierno acuerdan la evacuación de civiles en la ciudad sitiada de Homs. El número de refugiados es cada vez mayor, lo que provoca que los países de acogida en la región empiecen a endurecer sus fronteras. Uno de ellos es el Líbano que endurece los permisos de trabajo y residencia.

La proclamación del califato del Estado Islámico

En junio de ese mismo año, el Estado Islámico (EI) proclama un califato que se extiende desde la provincia siria de Alepo hasta la iraquí de Diyala. Este es el momento en el que se intensifican los ataques aéreos de EEUU y sus aliados sobre posiciones del Estado Islámico.

Tras años viviendo en una situación de emergencia, aumenta la violencia doméstica. Las consecuencias a nivel humano son cada vez más notorias, los miles de refugiados empiezan a agotar su capacidad de endeudamiento. Todo esto provoca un aumento del trabajo infantil y de los trabajos forzados para pagar las deudas contraídas por la guerra.

El verano de 2015 y la llegada de los refugiados a Europa

En el verano de 2015 comienza la crisis de los refugiados en Europa. La huida a Europa, aun a riesgo de perder la vida, se presenta como la única alternativa posible para miles de personas que cruzan a Grecia buscando el asilo con el que les ampara el derecho internacional. Naufragios masivos, cierre de fronteras en la ruta de los Balcanes, dificultades para tramitar su petición de asilo son algunas de las muchas dificultades con las que tienen que lidiar los refugiados sirios.

La liberación de Alepo en diciembre de 2016

Tras varios meses de negociaciones, la UE decide contener en Turquía el flujo de refugiados. En diciembre, las Fuerzas Armadas de Siria liberaron la ciudad de Alepo, lugar en el que la ofensiva empezó en 2012.

2017 como el año con mayor volumen de desplazamientos

2017 fue el año con mayor movimiento de desplazados sirios desde el comienzo del conflicto, con un promedio de 7 665 personas expulsadas de sus hogares al día. Tras siete años de guerra, la población está exhausta. Sus mecanismos de adaptación se han agotado, llegando a niveles insostenibles de endeudamiento. Las necesidades crecen año tras año mientras la ayuda se reduce. Todavía hoy 3,4 millones de personas están en zonas de difícil acceso para la ayuda en Siria. Aunque ha habido un mayor acceso a muchas áreas en el noreste de Siria, las necesidades de las personas en las zonas sitiadas y de difícil acceso siguen siendo excepcionalmente severas. Todo ello debido a las restricciones arbitrarias a la libertad de circulación de la población civil; la imposibilidad de acceder a productos básicos, servicios o asistencia humanitaria; inseguridad física; y desafíos persistentes para entregar asistencia humanitaria.

Todavía no es seguro regresar a Siria

Existen tres soluciones duraderas previstas en el marco legal de protección de refugiados: el retorno, la integración en el país de acogida o el reasentamiento en un tercer país. La primera opción está completamente descartada por las condiciones de seguridad. La segunda vía es cada vez más difícil en países que llevan siete años soportando una carga de refugiados desproporcionada en su territorio. Esta opción es imposible si la comunidad internacional no decide hacer un acompañamiento al esfuerzo con recursos y hace efectiva la ayuda prometida (en 2018 se ha financiado solo el 5% del llamamiento humanitario y en los tres años anteriores apenas se cubrieron la mitad de las necesidades). Para la tercera opción es necesaria una voluntad política que ha dado pocos indicios de realización hasta el momento. Asimismo, la larga duración de la crisis acentúa la vulnerabilidad de las comunidades de acogida, y las tensiones entre éstas y los refugiados.

La paz como única salida

La trayectoria política iniciada en Ginebra en 2012, con directrices claras y compromisos para lograr un acuerdo político con respecto a la guerra, se ha retrasado en sus resultados en 2017, y ahora se encuentra estancada, sin que ninguna de las iniciativas muestre avance alguno. Esta situación continuará mientras las diferentes partes continúen convencidas de que la solución para conflicto sea la vía militar.

tercer país</strong>

Comparte esta entrada