Formulario de búsqueda

Actualidad

Crisis Lago Chad: Declaración conjunta ONG sobre conferencia de apoyo

02/11/17

Nigeria, crisis lago Chad

 

DECLARACIÓN CONJUNTA DE ORGANIZACIONES INTERNACIONALES NO GUBERNAMENTALES (OING) SOBRE LA PRIMERA CONFERENCIA DE APOYO AL DESARROLLO DE UNA ESTRATEGIA DE ESTABILIZACIÓN REGIONAL PARA LAS ZONAS AFECTADAS POR BOKO HARAM EN LA CUENCA DEL LAGO CHAD

 

Las OING que firmamos esta declaración damos una calurosa bienvenida a la organización de la primera conferencia regional sobre la estabilización en la cuenca del lago Chad y la participación de todos los actores presentes para encontrar soluciones a largo plazo a la crisis de seguridad, humana, política y socioeconómica que sufre la región.

La situación humanitaria y de seguridad sigue siendo crítica en toda el área. La seguridad alimentaria se está deteriorando gradualmente en todos los países y la población continúa haciendo frente a las significativas amenazas a su seguridad, incluidos mujeres y niños. Si el proceso de estabilización se pone en marcha en detrimento de la acción humanitaria, los logros humanitarios se verían comprometidos y el riesgo de comenzar de cero sería una realidad.

Al operar en el área, tanto en la implementación de proyectos humanitarios como de desarrollo, las OING signatarias instamos a que la estrategia de estabilización regional de la Cuenca del Lago Chad tome en cuenta los siguientes elementos:

 

PRIORIZAR LA SATISFACCIÓN DE LAS NECESIDADES HUMANITARIAS DE LA REGIÓN
Garantizar el acceso a los medios de vida

Es difícil hablar de estabilización en un contexto en el que la mayoría de las personas afectadas por el conflicto aún no tienen acceso a sus medios de subsistencia (agricultura, pesca, ganadería, comercio), por lo que dependen de la ayuda humanitaria. El acceso a los medios de vida sigue estando restringido principalmente por las medidas de seguridad impuestas por los Estados. Estas medidas tienen una carga extremadamente pesada para la economía ya muy frágil de las familias y han paralizado el comercio de una región que depende en gran medida del exterior. Sin embargo, el reciente levantamiento de la prohibición del cultivo de pimiento en la región de Diffa podría ayudar a reactivar la economía del área, un requisito previo para la estabilización.

Invertir en servicios sociales básicos
La situación es la misma en todos los países de la cuenca del Lago Chad: una falta crónica de inversión en servicios sociales básicos, agravada por el cierre o la destrucción de las infraestructuras de salud y de las escuelas. Salud, agua y saneamiento, y educación deben priorizarse para desarrollar el capital humano de la región, esencial para la estabilización. La estrategia regional también debe proporcionar apoyo a los planes de desarrollo local para una mejor base de la autoridad estatal en estas zonas.

Tener en cuenta las diferentes necesidades según las zonas
Dadas las especificidades de cada zona, no se puede considerar un enfoque único. Algunas áreas ofrecen un terreno fértil para las actividades de recuperación económica, mientras que en otros lugares dentro del mismo país, la situación de inseguridad no lo permite y las necesidades humanas siguen siendo masivas. La respuesta también debe adaptarse a las diferentes necesidades de la población, teniendo en cuenta su género y edad, así como sus categorías socioeconómicas (criadores, agricultores, pescadores, comerciantes...).

PONER LA PROTECCIÓN DE LA POBLACIÓN CIVIL EN EL CENTRO DE LA ESTRATEGIA DE ESTABILIZACIÓN
La protección de la población debe fortalecerse y situarse en el centro de la estrategia militar de los Estados de la Cuenca del Lago Chad. Las alternativas a una respuesta puramente militar deben desarrollarse mediante el fortalecimiento de la relación de confianza con las personas, lo que eventualmente podría traducirse en importantes avances en cuanto la seguridad. Se necesitan mejores mecanismos de coordinación civil-militar para garantizar que los actores estatales del área conozcan y aborden los problemas de protección. El respeto de los compromisos internacionales de los Estados en relación con los derechos humanos y el derecho internacional humanitario debe reafirmarse haciendo hincapié en el derecho de asilo para las personas que buscan seguridad en un país que no es el suyo.

Promover el acceso seguro a las poblaciones más vulnerables
Todavía sigue habiendo áreas enteras en los cuatro países inaccesibles para los actores humanitarios. Es importante garantizar la libertad de movimiento para que las personas puedan acceder a la ayuda y a los escasos servicios básicos. Además, los límites poco claros entre la acción humanitaria y los objetivos políticos/militares tienen consecuencias sobre la percepción, la aceptación y la seguridad de las comunidades y de los trabajadores humanitarios. Cualquier acción que pueda impedir u obstaculizar las operaciones humanitarias, incluidas las actividades de impacto rápido, debe discutirse con la comunidad humanitaria y debe mantenerse la separación física.

Adaptar las políticas de seguridad a la realidad
Las políticas de seguridad deben ser reevaluadas y adaptadas a las diferentes realidades de los estados, que no tienen los mismos niveles de volatilidad. Mientras que en algunas áreas, como en gran parte del estado de Borno o en la parte oriental de la región de Diffa, la situación de seguridad sigue siendo extremadamente precaria, otras áreas afectadas por conflictos como la parte occidental de la región de Diffa o la región del Lago Chad experimenta un contexto más estable y favorable para levantar ciertas restricciones de seguridad.

Desarrollar soluciones a largo plazo para la población desplazada
Aunque algunas personas siguen estando desplazadas por el conflicto, otras están regresando a su país de origen. Sin embargo, la mayoría de los retornados aún no pueden regresar a sus hogares, especialmente en el estado de Borno, lo que demuestra que el regreso no significa necesariamente que se haya encontrado una solución a largo plazo. Los países afectados deben desarrollar soluciones a largo plazo para la población desplazada que tengan en cuenta la complejidad de los retornos y permitan que las personas realmente sigan el curso de sus vidas.

Garantizar políticas de rendición transparentes
Los Estados de la región deben aclarar sus políticas de desmovilización y desradicalización para alentar futuras entregas de miembros de grupos armados. Es necesario un proceso claro y transparente sobre el destino de los combatientes, su tratamiento judicial y las políticas de reinserción, para crear un clima de confianza que favorezca la rendición y, en última instancia, la estabilización del área.

IMPLEMENTAR MECANISMOS REGIONALES APROPIADOS

Desarrollar un sistema de datos transfronterizos
Frente a los continuos movimientos de población, incluidos retornos, la falta de un sistema de registro armonizado entre los países afectados da como resultado cifras contradictorias sobre los movimientos transfronterizos y agrava la débil capacidad de las agencias para comprender las estrategias implementadas por las poblaciones afectadas en el desplazamiento. Es crucial desarrollar un sistema transfronterizo de datos y garantizar el intercambio de información para apoyar mejor los desplazamientos y reducir los casos de devolución.

Multiplicar los programas transfronterizos basados ​​en una evaluación común de necesidades
Queda mucho por hacer para mejorar las evaluaciones conjuntas e imparciales de las necesidades humanitarias y de desarrollo. Es esencial poner en funcionamiento programas transfronterizos para satisfacer mejor las necesidades de las poblaciones que aún están desplazándose, incluidos los posibles retornos y las reubicaciones. Dichos programas deberían incluir, por ejemplo, el intercambio de información para la reunificación familiar de niños no acompañados/separados.

Integrar esta estrategia en iniciativas nacionales y globales
Es crucial que esta estrategia esté alineada con los marcos de las políticas nacionales y sea parte de la programación anual y plurianual de cada país. Esto ayudará a restaurar la autoridad del estado. Además, la estrategia debe desarrollarse considerando las reflexiones globales en acción (Nexus Humanitarian-Development / New Way of Working) para así garantizar la coherencia entre las múltiples iniciativas.

Las organizaciones no gubernamentales signatarias también deseamos enfatizar que los actores humanitarios no estamos destinados a reemplazar al Estado y no podemos responder de manera sostenible a los problemas estructurales de la cuenca del Lago Chad. Los Estados afectados por la crisis deben reafirmar su voluntad política de encontrar soluciones a la crisis para una paz duradera en la región.

 

Comparte esta noticia

Catástrofe humana en Bangladesh

Necesitan ayuda urgentemente: ponte ya en acción

¿Cómo colaborar?
Escríbenos y te contamos.
CAPTCHA
.
Comparte