Formulario de búsqueda

Actualidad

Emergencia en República Centroafricana

17/05/17

 

La comunidad internacional debe continuar movilizándose

Una de cada dos personas se encuentra en inseguridad alimentaria y desde el recrudecimiento de los combates en septiembre la ayuda humanitaria está bajo amenaza. Seis meses después de la conferencia de donantes en Bruselas, Acción contra el Hambre da la alarma y llama a la comunidad internacional a movilizarse para que la crisis en la República Centroafricana no quede en el olvido.

El pasado 17 de noviembre de 2016, la comunidad internacional reunida en Bruselas se comprometió a financiar 2,2 mil millones de dólares del Plan de Reconstrucción y Consolidación de la Paz en África Central (RCPCA) durante tres años. Seis meses más tarde, solo se han concretado una mínima parte de los fondos prometidos, lo que está provocando que la puesta en marcha de los mecanismos de coordinación del RCPCA se esté retrasando.

Asimismo, la financiación humanitaria hasta principios de mayo tan solo ha cubierto el 16% de las necesidades identificadas en el Plan de Respuesta Humanitaria 2017. “Desafortunadamente, estos números revelan la insuficiencia crónica de las operaciones humanitarias en la República Centroafricana", señala Arnaud Lavergne , Director de Acción contra el Hambre en la República Centroafricana.

Sin embargo, en la República Centroafricana casi una de cada dos personas depende de la asistencia humanitaria. Cuatro años después de la crisis de 2013, el 20% de la población continúa desplazada dentro del país o se ha refugiado en los países vecinos.  El 48% de la población sufre inseguridad alimentaria y la mayoría de los servicios sociales básicos (salud, educación, agua, higiene y saneamiento) son prestados por ONG internacionales. El acceso a la vivienda, la tierra y los derechos de propiedad siguen siendo un obstáculo para las familias que se han visto obligadas a abandonarlo todo en su huida.

El país está experimentando un resurgimiento de la violencia desde septiembre de 2016. Los enfrentamientos casi diarios entre grupos armados afectan a zonas que hasta ahora habían quedado a salvo (Basse-Kotto y Mbomou, en particular). La estrategia de la depredación de los recursos naturales está reapareciendo, con el 60% del territorio (según Oxfam) bajo control de grupos armados y más de 100.000 nuevos desplazados internos en los últimos seis meses. En gran parte del territorio, la pérdida de vidas humanas se ha convertido en una preocupación cotidiana y las necesidades no hacen sino ir en aumento entre la población civil.

“Esta nueva ola de violencia también está afectando a los actores humanitarios, entre ellos las ONG que tienen una fuerte presencia sobre el terreno, a los que a veces se les impide acceder a las poblaciones más vulnerables”, indica Arnaud Lavergne. Las amenazas a la seguridad de los trabajadores humanitarios y los múltiples casos de robos o saqueos han llevado a algunas organizaciones a suspender temporalmente sus actividades. En 2016, de acuerdo con la Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA), se produjeron 574 incidentes de seguridad, que tuvieron un negativo impacto en las actividades humanitarias. En 137 incidentes se vieron directamente involucrados trabajadores humanitarios y al menos cinco de ellos murieron durante su misión en el país. República Centroafricana tiene el récord del país con el mayor número de incidentes de seguridad en los que se han visto implicados actores humanitarios.

Según Acción contra el Hambre, estos elementos son una prueba de la emergencia humanitaria que se está produciendo en la República Centroafricana. “Si no queremos que se repitan las crisis del pasado, la comunidad internacional debe fortalecer su movilización para permitir que los actores humanitarios respondan a las necesidades, de recuperación y de desarrollo, de las población centroafricana”, insiste Lavergne. Es vital que la comunidad internacional cumpla con los compromisos adquiridos con el pueblo de la República Centroafricana y que los asumidos en Bruselas se concreten lo antes posible.

Acción contra el Hambre trabaja en República Centroafricana desde 2006, donde llevamos a cabo programas de salud primaria, salud mental y nutrición, así como actividades para mejorar el acceso a agua, saneamiento e higiene, y para reforzar la seguridad alimentaria.

Comparte esta noticia

Catástrofe humana en Bangladesh

Necesitan ayuda urgentemente: ponte ya en acción

¿Cómo colaborar?
Escríbenos y te contamos.
CAPTCHA
.
Comparte