Formulario de búsqueda

Historias

"Evitar una tragedia es nuestra labor"

 

Don Palomino y la importancia de la colaboración comunitaria.

Don José Antonio Palomino es un habitante de El Naranjo que trabaja como voluntario en el seguimiento y reporte de lluvias, crecidas de ríos y sismos desde el 6 de octubre de 1998. Esta comunidad al igual que muchas en el departamento de Escuintla, está asentada sobre la rivera del río Coyolate, un cuerpo de agua de 130 km de extensión, aproximadamente 25 m de anchura y 2 m de profundidad que nace en las montañas de Chimaltenango y desemboca en el Océano Pacífico.

 

 

Por su ubicación, El Naranjo es una comunidad vulnerable a inundaciones provocadas por la crecida de este río durante las temporadas de fuertes lluvias y huracanes y es por esta razón que don Palomino trabaja con la Coordinadora Nacional para la Reducción de Desastres (CONRED). Desde 2008, Acción contra el Hambre, a través del Programa de Prevención de Desastres de la Comisión Europea (ECHO, por sus siglas en inglés), está apoyando su trabajo con material para la gestión del monitoreo, con capacitaciones y con personal que está pendiente de lo que se está haciendo y de los recursos con los que se está trabajando.

 

“El nivel del río lo medimos con unos sensores que captan la fuerza de la corriente y la profundidad” describe don Palomino. Con este monitoreo se puede determinar si el río está crecido, se puede calcular cuántos niveles ha crecido y se hace el reporte por radio 2 veces al día. Su estación de monitoreo cuenta con un pluviómetro para medir las pulgadas que ha llovido, un radio para comunicar y un sensor para medir la fuerza y los niveles del río. “Lo importante es reportar la crecida del río para poder prevenir a las aldeas de allá abajo. En este punto del río, si hacemos el reporte la comunidad más cercana tiene un margen de 4 horas para poder evacuar y que no los sorprenda la crecida” explica.

 

Por esta razón considera que la información que está generando con este monitoreo es muy valiosa, y porque es información que viene a beneficiar a unas 40 mil personas que habitan en las comunidades establecidas en las orillas del río Coyolate.

 

Don Palomino asegura que la satisfacción personal que este trabajo le ha dejado es que su comunidad está colaborando para que los habitantes de las comunidades vecinas estén viviendo tranquilos. “Recuerdo que para el huracán Mitch tenía poquitos días de haber agarrado el radio cuando se vino el río y aprendí que mi colaboración era muy valiosa para la comunidad, así lloviera o relampagueara había que estar en el lugar de los hechos para informar y que la gente pudiera evacuarse y evitar una tragedia.”

 

comparte esta historia

ÚNETE

Dona ahora

Tu donación llegará a quien más lo necesita

Hazte socio

Únete a la generación que puede acabar con el hambre

Catástrofe humana en Bangladesh

Necesitan ayuda urgentemente: ponte ya en acción

¿Cómo colaborar?
Escríbenos y te contamos.
CAPTCHA
.
Comparte