Gestión de riesgos

En contextos de emergencia, cuando la población afectada por un desastre natural o un conflicto tiende a concentrarse en algunos puntos, la cobertura mínima de las necesidades de saneamiento puede evitar la propagación de epidemias que empeorarían aún más su precaria situación. La solución para ello es garantizar estructuras como letrinas y áreas de lavado público, para las que se siguen los estándares de ayuda humanitaria establecidos para campos de desplazados y refugiados. Se dará prioridad siempre los sitios públicos, los centros de salud y las escuelas. Por tanto, nuestros programas incluyen la prevención, la mitigación y la preparación ante cualquier posible riesgo que afecte a las poblaciones vulnerables.

Comparte