Formulario de búsqueda

Historias

Las mejoras de las condiciones de saneamiento en Filipinas

Saneamiento en Filipinas tras el tifón Haiyan

 

El cambio en las prácticas de higiene ha sido un éxito del trabajo conjunto entre el Ministerio de Salud, los barangays y las ONG internacionales. No solo supone una mejora en la salud sino también en confort, seguridad y protección, así como en dignidad para toda la comunidad. 

En isla de Panay, la mayoría de las familias vieron cómo junto al resto de sus posesiones, sus condiciones de saneamiento e higiene quedaron destruidas por el tifón. “Aquella época de nuestras vidas era muy difícil. Sin los aseos, teníamos que ir a hacer nuestras necesidades detrás de un arbusto o de un árbol. Por la noche, podía ser peligroso” nos cuenta Maximo Binas del Brgy, beneficiario de San Dionisio. Entonces, Acción contra el Hambre, empezó a implementar con la financiación de Unicef programas de desarrollo del saneamiento rural, consiguiendo con éxito reducir los casos de diarrea entre los niños. Los cambios de comportamiento de la comunidad en las prácticas de saneamiento fomentan el análisis y el autoconocimiento de las propias costumbres y promueve soluciones locales para eliminar este tipo de prácticas insalubres.

Las mujeres como motor del saneamiento

Agua y saneamiento en FilipinasGregoria Canatoy cavó un hoyo de seis pies que serviría como fosa séptica de un baño. Ella sola, sin necesidad de que un hombre la ayudara. Esta mujer de 39 años, madre de tres hijos, realizó labores de albañilería (montó la madera y el suelo de hormigón y, por último, instaló la taza cerámica del inodoro). “Tras cuatro días de trabajo, conseguí construir el baño”, nos comenta satisfecha Gregoria. “Es bastante complicado, pero he luchado por conseguirlo. Mi marido y mis hijos están felices”. Gregoria es solo una de las mujeres de las aldeas remotas de Gen. MacArthur, en Sámar oriental, que no tenía acceso a baños limpios, incluso antes de que Haiyan azotara la región en 2013. Esther Magdayo, jefa del proyecto de agua saneamiento e higiene en Sámar oriental, explicó que la mujer desempeñaba un papel crucial a la hora de mejorar la higiene y el saneamiento en dicha ciudad. “Las mujeres se han implicado de forma activa en la implantación de nuestro programa. Fueron las primeras en comprender los efectos devastadores de los hábitos antihigiénicos, así como los beneficios de contar con cuartos de baño”, y añade: “El tifón Haiyan ha demostrado a las mujeres que pueden dar un paso adelante e ir más allá de sus roles tradicionales, como reconstruir sus viviendas, al igual que Gregoria”.

 

Para más información acerca de nuestros proyectos en Filipinas: 

Dos años después del tifón hemos llevado ayuda a más de 900.000 personas

Filipinas, más resiliente ante los desastres. 

 

comparte esta historia

ÚNETE

Dona ahora

Tu donación llegará a quien más lo necesita

Hazte socio

Únete a la generación que puede acabar con el hambre

Catástrofe humana en Bangladesh

Necesitan ayuda urgentemente: ponte ya en acción

¿Cómo colaborar?
Escríbenos y te contamos.
CAPTCHA
.
Comparte