Formulario de búsqueda

Historias

MANTENER LAS CIUDADES LIMPIAS: MUJERES REFUGIADAS TRABAJAN A FAVOR DE SUS COMUNIDADES EN JORDANIA

 

Más de 1.000 mujeres en Irbid, Jordania se benefician de este proyecto.

Conduciendo a través de los distritos de la gobernación de Irbid en el norte de Jordania, llaman la atención grupos de mujeres de distintas edades que caminan por las carreteras con orgullo recogiendo trozos de basura, cooperando con la misión de limpiar la ciudad.

El proyecto cooperativo de Acción contra el Hambre, iniciado en marzo de 2017, ha estado gestionando los residuos sólidos alrededor de la gobernación de Irbid, empleando a mujeres jordanas y sirias que residen allí. 

El proyecto, financiado por la Cooperación Alemana (GIZ), forma parte de un programa de medios de vida más amplio, el programa Cash for Work (Dinero por trabajo), cuyo objetivo es aumentar las oportunidades de empleo a corto y largo plazo tanto para los jordanos vulnerables como para los refugiados sirios en el sector de gestión de residuos sólidos mientras que fortalece las cooperativas locales. 

En Irbid, como en todos los municipios de Jordania, la gestión de residuos sólidos es un problema importante debido a la falta de recursos financieros, la distancia a los vertederos y la falta de recuperación de residuos. Con la actual producción de residuos de 990t / día y una población en crecimiento, los desechos sólidos están teniendo un efecto crítico en el ecosistema, la biodiversidad y la contaminación del aire.

El programa, que actualmente beneficia a 1.000 trabajadores en Irbid, también está asegurando permisos de trabajo para los trabajadores sirios, junto con la provisión de seguridad social. El proyecto consiste en que jóvenes, mujeres y hombres recolectan desechos sólidos de diferentes distritos y luego participan en el proceso de clasificación y separación en el centro Cooperativo Local, donde el material recogido se separa para reciclaje, reutilización o venta.

"El principal desafío que enfrentamos fue la aceptación de la comunidad debido a las limitaciones culturales en torno a las mujeres trabajadoras y al sector de manejo de desechos sólidos en general", dijo Sajeda Saqallah, Gerente del Programa de Seguridad Alimentaria en Acción contra el Hambre in Irbid .

Obtener la aceptación de su comunidad, fue un desafío importante que las mujeres enfrentaron antes de unirse al programa. Debido a la estigmatización cultural del sector de la gestión de residuos sólidos, la comunidad y las familias estaban desalentando a las mujeres a participar en este sector, aunque la necesidad de generación de ingresos es una prioridad.

Acción contra el Hambre centró sus esfuerzos en trabajar por un cambio de comportamiento y por mejorar la movilización de la comunidad. Para ello se organizaron sesiones de sensibilización sobre la gestión de los residuos sólidos y el mantenimiento del medio ambiente. Gracias a las reuniones que se hicieron puerta a puerta, al entrenamiento tanto de cooperantes locales como trabajadores en terreno, hicieron que el proyecto ganara el apoyo de las familias y de toda la comunidad en general.

El proyecto se adaptó a los horarios de las mujeres y a su conveniencia: los turnos empiezan desde la mañana hasta el mediodía, las mujeres permanecen en grupos y el trabajo se realiza principalmente en calles más pequeñas en lugar de carreteras principales.

Las mujeres trabajan durante 50 días, ganando 500 JD ($ 700) que es una suma significativa de dinero, particularmente para muchas mujeres que son únicas responsables del hogar.

Después de actividades basadas en la comunidad, y la comprensión de la importancia del programa, las familias apoyaron a las mujeres para trabajar en el programa.

"Mi esposo fue asesinado en Siria, y escapé a Jordania con mis cinco hijos. Es mi deber cumplir con las necesidades de mi familia, asegurarme de que mis hijos estén sanos y puedan permanecer en la escuela. Esta oportunidad me está dando los ingresos para hacer eso ", dijo Jamileh, una refugiada siria que reside en Irbid, que ha sido parte del programa de Acción contra el Hambre durante dos meses.

Como el 20% de los refugiados sirios en Jordania residen en la gobernación de Irbid, se manifiestan a menudo tensiones entre las comunidades de acogida y los refugiados debido a una mayor presión sobre los recursos y las oportunidades de empleo.

Para promover la cohesión social y minimizar las tensiones sociales, el programa ha combinado a las mujeres sirias y jordanas en los mismos grupos, trabajando juntos hacia un objetivo común.

Las mujeres llegaron a comprender su papel en la cadena de valor y cómo pueden colaborar legalmente con otras partes de la cadena de valor para crear una situación en la que todos ganan. Las mujeres han comenzado recientemente a tomar la iniciativa de crear una red de Networking en donde logran vender muchos de los elementos que han estado recogiendo, y así ganar dinero extra.

"Somos mujeres fuertes, formamos equipo juntos, mejoramos nuestro medio ambiente y mejoramos nuestros hogares", dijo Tamam.

Los grupos formados por mujeres de 20 a 50 años colaboran entre sí, comparten experiencias y mejoran sus medios de subsistencia.

Para asegurar su sostenibilidad, el programa se expandirá dentro de la gobernación de Irbid y también se implementará en el distrito de Ramtha y continuará hasta el final de 2017 para asegurar la mejora de la comunidad mediante la creación sostenible de medios de vida para las comunidades de refugiados en Jordania.

 

 

comparte esta historia

ÚNETE

Dona ahora

Tu donación llegará a quien más lo necesita

Hazte socio

Únete a la generación que puede acabar con el hambre

Catástrofe humana en Bangladesh

Necesitan ayuda urgentemente: ponte ya en acción

¿Cómo colaborar?
Escríbenos y te contamos.
CAPTCHA
.
Comparte