Formulario de búsqueda

Actualidad

Mosul: brindamos apoyo psicológico a las familias desplazadas

17/11/16

Mosul: brindamos apoyo psicológico a las familias desplazadas

 

Un mes después desde que se iniciara el asedio a la ciudad

“La población que huye de Mosul y sus alrededores llega a los campamentos de desplazados en un estado de gran angustia debido a lo que ha vivido durante los dos últimos años, la violencia y el desplazamiento sufridos. Es importante que se sientan seguros", señala Cordier Malourène, nuestro coordinador de emergencia en Irak.”La primera tarea de nuestros equipos psicosociales es ir tienda por tienda y dar a conocer la asistencia que brindan entre los recién llegados. Estas sesiones de “primeros auxilios psicológicos” son también una oportunidad para identificar a las personas que necesitan cuidados especiales y que pueden participar en las sesiones grupales de apoyo psicosocial o en entrevistas individuales con un psicólogo.”

Hemos llevado a cabo un estudio preliminar en los campamentos de Zelikan y Khazir para evaluar la magnitud de las necesidades. Más del 70% de los encuestados se encuentra en un estado de gran sufrimiento y el 58% no se encuentran seguros en el campamento. “Estas cifras no son sorprendentes ya que muchas de estas personas, entre ellos muchos niños, han tenido que huir por la noche, han visto cadáveres en la carretera mientras las bombas seguían cayendo y ahora se encuentran en un nuevo entorno,” añade Cordier.

Agua, una necesidad básica cada vez mayor en el campamento de Khazir
En el espacio de una semana, más de 1.500 familias han llegado hasta el campo de Khazir, donde la población alcanza las 20.000 personas. Aquí coordinamos todas las actividades de agua, saneamiento e higiene.

A diario distribuimos 500.000 litros entre los diferentes puntos de agua en todo el campamento. Asimismo, se hemos distribuido 1.450 kits de emergencia con bidones, termos jarras, botes de basura y bolsas. “Cada día llegan nuevas familias, el martes llegaron más de 500. Debemos ser muy reactivos para garantizar que cuenten con agua inmediatamente”,  afirma Yves Bertrand, director de los programas de agua, saneamiento e higiene en Irak.

A pesar de los esfuerzos de las organizaciones humanitarias, los recién llegados al campamento están preocupados. “Me siento seguro desde que llegué al campamento, pero me preocupa que pronto empezará a hacer frío, que pueda llover. Espero volver a casa pronto”, comenta Ali, un joven de 26 años de edad, procedente de Gogjali.

Trabajamos en el Kurdistán iraquí desde agosto de 2013, cuando decenas de miles de sirios huyeron de sus hogares hacia Irak. Venimos redoblando nuestros esfuerzos en el país para brindar apoyo a la población afectada desde 2014 cuando el Estado Islámico tomó el control de grandes extensiones de territorio. Ya hemos brindado asistencia a más de 260.000 personas desde principios de 2016.

 

Leer noticias anteriores

Comparte esta noticia