Formulario de búsqueda

Historias

"Nos inscribimos en La Carrera contra el Hambre para que los alumnos aprendieran a ser activamente solidarios"

 

Ana Carreras, directora del colegio Antamira en Madrid, nos cuenta por qué participaron en nuestra iniciativa

Cuando un colegio siente lo que hace, su ilusión se transmite. Así pasó con el Colegio Antamira de Paracuellos del Jarama, en Madrid. Desde el primer momento, hicieron suya La Carrera contra el Hambre y se unieron a la lucha contra la desnutrición infantil.  Más de 1 400 alumnos participaron en esta campaña y se esforzaron al máximo en cada paso que dieron.  

Ana Carreras, Directora Técnica de Secundaria y Bachillerato, se involucró en todo desde el principio, por eso le hemos pedido que nos cuente cómo vivieron esta iniciativa.

¿Por qué el Colegio Antamira quiso participar en la Carrera Contra el Hambre?

"Era una oportunidad inmejorable para que nuestros alumnos aprendieran a ser activamente solidarios de la mano de una organización seria y que comprende y tiene experiencia en la formación del espíritu solidario. Creemos, además, que nada educa tanto como la experiencia educativa desde la actividad  y así es la carrera, pura acción" comenta Ana Carreras.

En vuestro colegio es muy importante la educación en valores. ¿Cómo os habéis apoyado en la Carrera contra el Hambre para explicarlos y promoverlos?

"Buscamos que las personas que pasan por nuestro centro sean competentes, felices y comprometidas, tanto los alumnos como los adultos que están con ellos, profesores y padres. La Carrera contra el Hambre nos ha permitido aprender que: para lograr una meta hay que saber qué se quiere, organizarte para que la actividad sea un éxito, comunicarte con los demás para poder lograrla y que se multiplique el mensaje de que merece la pena ayudarnos los unos a los otros, tomar conciencia e informarte, sentir el dolor y la esperanza de los demás y la tuya propia, ponerte al servicio, divertirte haciéndolo y aportar. La verdad es que ha sido una experiencia educativa muy valiosa. Acción contra el Hambre ha entendido desde la primera visita la visión educativa del centro y ha apoyado los procesos internos desde la visión de compartir"cuenta Ana emocionada. 

Esta campaña cuenta con dos momentos clave: la carrera y las charlas de sensibilización. ¿Cómo valoráis estas sesiones con los alumnos?

"A nuestro entender, las charlas de sensibilización fueron la clave del éxito de la carrera, tanto en participación como en la creación de conciencia y, por supuesto, en la recaudación de fondos. Las charlas estuvieron muy bien adaptadas a las edades de los alumnos, fueron ágiles y no fueron abusivas emocionalmente, que es un factor difícil de manejar cuando hablamos de empatizar y tomar acción desde la conciencia. Nos parecieron importantes para cultivar el compromiso" explica Ana. 

En este proyecto, los niños son los protagonistas desde el principio hasta el final. Participan en las charlas de sensibilización, buscan patrocinadores y se esfuerzan en la carrera para conseguir tratamientos nutricionales que salvan vidas. ¿Lo han vivido y sentido así? Cuéntanos cómo crees que lo han interiorizado ellos. 

"Creo que este es el gran acierto de la actividad, que es una actividad educativa de principio a fin, educando desde la acción. Las charlas son fundamentales porque conectan al alumno con la actividad y también conectan al profesorado. A partir de ahí, la espiral es ascendente: niños y profesores informan a las familias, los patrocinios surgen fácilmente y cuando todos corren saben concretamente por qué lo hacen. El esfuerzo solidario se vuelve tangible. Te pongo como ejemplo que parte de los fondos han salido de los ahorros de los chicos y  ese aprendizaje es impagable".

¿Cómo fue el día de la carrera? ¿Cómo organizasteis todo?

"Organizamos un servicio de voluntariado de los alumnos mayores del colegio, que se encargaron de acotar el trayecto, repartir agua a nuestros corredores, animar el ambiente festivo y deportivo e inmortalizar la carrera en el reportaje fotográfico. Los padres de familia asistieron apoyando a sus hijos durante el recorrido y los profesores corrían con los alumnos. La salida ordenada por cursos, el ambiente festivo y realizarla durante el horario escolar de la tarde fueron clave en el éxito de la actividad. Fue un día muy emocionante porque todo el alumnado estaba muy implicado, emocionado y divertido" explica Ana.

Ya están abiertas las inscripciones para la próxima edición. ¿Animarías a otros colegios a participar? ¿Por qué?

Sin ninguna duda. La experiencia de la carrera de Acción contra el Hambre mueve a toda la comunidad educativa, combinando la solidaridad con la alegría de hacer una actividad grande todos juntos y de aportar desde todos y cada uno. Tuvimos un apoyo muy certero desde Acción contra el Hambre, que tienen la experiencia y la sabiduría de apoyar sin restar autonomía a los centros y de adaptarse a la personalidad de la institución. Para nosotros ha sido una experiencia valiosa desde el claustro, pasando por los padres y, por supuesto, para todos los alumnos. Ha sido la actividad en la que más fondos hemos recogido en la historia de nuestro centro y nos ha llenado de mucha satisfacción.
 

¡Muchas gracias, Ana! Esperamos veros correr de nuevo en esta 21ª edición de la Carrera contra el Hambre. Os agradecemos enormemente vuestra colaboración en la lucha contra la desnutrición infantil.

comparte esta historia

ÚNETE

Dona ahora

Tu donación llegará a quien más lo necesita

Hazte socio

Únete a la generación que puede acabar con el hambre

Catástrofe humana en Bangladesh

Necesitan ayuda urgentemente: ponte ya en acción

¿Cómo colaborar?
Escríbenos y te contamos.
CAPTCHA
.
Comparte