Formulario de búsqueda

Emergencias

Respuesta inmediata de urgencia, post-emergencia y rehabilitación

Desde los grandes desastres naturales a gran escala como eventos locales de menor magnitud, nuestro objetivo es brindar apoyo a las poblaciones afectadas, particularmente a los más vulnerables, para los que puede significar la diferencia entre la vida y la muerte. 

Emergencias

Emergencia y ayuda humanitaria

 

Muchas veces hemos contemplados atónitos en la televisión los efectos del paso de un huracán o de un terremoto. Otras veces es la violencia y los desplazamientos masivos la que acaba, de un día para otro, con los medios de vida de grupos enteros de población. O incluso, en las emergencias invisibles, es el deterioro lento pero constante de las condiciones de vida lo que requiere una intervención humanitaria urgente.

Las intervenciones de emergencia, sea en nutrición, agua y saneamiento o seguridad alimentaria, están en el corazón mismo de nuestro mandato. Poco a poco la organización se ha dotado de los medios y metodologías de intervención más apropiados, gestionados por un Equipo de Emergencia dispuesto a movilizarse en menos de 24 horas los 365 días del año.

Siempre en el marco del mandato y la estrategia de la organización, los factores que determinan nuestra puesta en marcha de una intervención de emergencia son: la magnitud de la crisis, el grado de exposición de la población a la misma y su capacidad de respuesta (vulnerabilidad), los recursos disponibles para intervenir, el valor añadido y el posible impacto de la intervención.

En las emergencias provocadas por desastres naturales (huracanes, terremotos, inundaciones, etc.) o por desplazamientos masivos de la población por olas de violencia el paso de la normalidad a la situación de crisis suele ser cuestión de pocas horas o días. Existen, sin embargo, otras emergencias “silenciosas” que son producto del progresivo deterioro de las condiciones de vida de la población. Por ejemplo, la provocada por el aumento de los precios de los alimentos o por la pérdida del poder adquisitivo de la población.

En ambos casos hay unos umbrales establecidos por la comunidad internacional que, sobre la base de unos indicadores establecidos, lanzarán la alerta. Por ejemplo:

  • el número de litros de agua disponibles por persona al día
  • el número de letrinas existentes en una comunidad
  • el número de menores de cinco años que sufren desnutrición severa
  • las calorías disponibles en los alimentos a los que tiene acceso una persona

 

¿QUÉ HACEMOS?

Acción contra el Hambre trabaja en las tres fases de la emergencia

 

  • La contingencia

Antes de la emergencia, Acción contra el Hambre trata de estar preparada y de preparar a la población más vulnerable para minimizar los daños cuando se produzca la crisis. Para ello diseña y actualiza planes de contingencia que analizan todos los riesgos de un determinado contexto y prevén las distintas respuestas para diferentes escenarios de actuación.

Otros tres ejes de actuación antes de la emergencia son la prevención, la mitigación y la preparación ante desastres. Pongamos el ejemplo de un grupo de comunidades expuestas a sufrir inundaciones ante la crecida de un río:

la prevención les permitirá contar con sistemas de alerta temprana como reglas para la medición del nivel de las aguas y equipos de radio para comunicar estos datos y lanzar la voz de alerta cuando sea necesario

  • la mitigación les permitirá contar con pequeñas obras como muros de contención para detener el desbordamiento del caudal
  • la preparación permitirá a la población conocer posibilidades de evacuación o primeros auxilios para minimizar los daños

 

  • La intervención de emergencia, paso a paso
  1. Alarma: se activa la alerta. El Equipo de Emergencia y el Responsable Geográfico recopilan la máxima información posible sobre: zona afectada, número de víctimas y damnificados, capacidad de respuesta de la población y de las instituciones locales, actores humanitarios presentes en la zona.
  2. Decisiones rápidas: El Equipo de Emergencias y el Comité de Dirección evalúan rápidamente la información y deciden poner en marcha o no el dispositivo de emergencia.
  3. Movilización: si Acción contra el Hambre ha optado por intervenir se movilizan inmediatamente los fondos necesarios para ello. La organización cuenta con donantes de emergencia continuos:  Además desde el departamento de Comunicación puede movilizarse a socios, empresas y donantes particulares para la emergencia. Junto a los fondos se moviliza, en muy pocas horas, el equipo humano y el material que se enviará a la zona.
  4. Primer cargo: el Equipo de Emergencia y el material se desplazan a la zona, ya sea en vuelos comerciales o en aviones especialmente fletados para la emergencia.
  5. Evaluación rápida de necesidades: se recoge información de primera mano y se coordina con las instituciones y organizaciones humanitarias presentes en la zona para establecer: la zona de intervención y la población diana.
  6. Intervención: habitualmente la primera intervención suele consistir en el establecimiento de puntos de agua seguros, letrinas de emergencia, distribución de kits de higiene y materiales de primera necesidad (mantas, bidones, utensilios de cocina). También puede ser necesaria la distribución de alimentos, que normalmente se compran en la capital o en el mercado local (arroz, aceite, maíz, frijoles, etc).

De lo que se trata en estos momentos es de cubrir las necesidades mínimas de la población: 15 litros de agua por persona al día, una letrina para cada 20 personas, 2200 kilocalorías por personal al día y de cortar de raíz posibles brotes epidémicos.

 

  • La post-emergencia y rehabilitación

Aunque se haya logrado cubrir las necesidades básicas de la población el trabajo no está terminado. Meses después de que las cámaras de televisión se hayan marchado del lugar del desastre queda mucho por hacer para volver al punto de partida previo a la crisis. Normalmente hay que reconstruir infraestructuras y sistemas de cultivo. Estas intervenciones pueden comenzar tres semanas después del desastre y extenderse hasta seis semanas o un año.

 

NUESTROS PROYECTOS

  • Distribución de kits de higiene y bienes de primera necesidad
  • Distribución alimentaria
  • Distribución de agua potable en camiones cisterna
  • Instalación de plantas potabilizadoras
  • Centros nutricionales
  • Rehabilitación post-desastre

comparte este eje

Otras líneas de actuación

ÚNETE

Dona ahora

Tu donación llegará a quien más lo necesita

Hazte socio

Únete a la generación que puede acabar con el hambre

Estar informado también es una forma de ayudar.