Después de décadas de conflicto e indiferencia, la República Democrática del Congo se enfrenta a las altas tasas de desnutrición severa que amenazan miles de vidas.

Acción contra el Hambre está implementando programas encaminados a fortalecer la capacidad de los sistemas locales de salud para que puedan hacer frente a esta enfermedad mortal. En 2010, los equipos de Acción contra el Hambre han formado a cerca de 4.000 trabajadores de salud pública y equipado 476 centros de tratamiento, permitiendo que 42.000 personas gravemente desnutridas, en su mayoría niños, reciban la atención adecuada.