900 100 822 Teléfono gratuito

Formulario de búsqueda

Actualidad

APAGÓN DE LAS TELECOMUNICACIONES EN SUDÁN: LAS PARTES EN CONFLICTO DEBEN PONER FIN A LOS CASTIGOS COLECTIVOS Y PERMITIR EL ACCESO A LAS TELECOMUNICACIONES QUE SALVAN VIDAS

14/05/24

Michele Spatari / AFP 

En medio de la devastadora crisis humanitaria que se está deteriorando rápidamente en Sudán, nosotros y nosotras, en representación de 92 organizaciones humanitarias, de la sociedad civil, de derechos humanos y miembros de la coalición #KeepItOn, hacemos un llamamiento urgente para que se restablezca la infraestructura de telecomunicaciones en todo el país.

Sudán se ha convertido en la peor crisis de desplazados del mundo y está a punto de convertirse en la peor crisis de hambre del mundo. En total, más de la mitad de la población de Sudán -casi 25 millones de personas- necesita ayuda humanitaria. Más de un año de guerra implacable y violencia indiscriminada han destruido hogares, ciudades, medios de subsistencia e infraestructuras civiles críticas.

Los ataques indiscriminados y la interrupción de las telecomunicaciones por las partes beligerantes han afectado
gravemente a la capacidad de los civiles para hacer frente a los efectos de la guerra, así como a la capacidad de los trabajadores y trabajadoras humanitarios para prestar servicios esenciales, siendo el personal de respuesta local el más gravemente afectado. Ambas partes han recurrido sistemáticamente a ataques selectivos contra las infraestructuras de telecomunicaciones o a la imposición de restricciones burocráticas (como la prohibición de importar y utilizar determinados dispositivos de Internet por satélite), lo que ha afectado gravemente a la población civil.

Cuando ha estado disponible, el acceso a Internet ha sido decisivo para ayudar a los civiles a compartir y
recibir información crítica y a menudo vital, por ejemplo sobre zonas y rutas seguras. Los civiles también utilizan
Internet para acceder a transferencias bancarias y en efectivo -a menudo con la ayuda de familiares que viven en
el extranjero-, lo que para muchos se ha convertido en un salvavidas que les permite adquirir los productos más
básicos, como alimentos y agua. Los grupos de ayuda locales, que han sido los primeros y principales
intervinientes en la mayoría de las zonas del país afectadas por el conflicto, dependen en gran medida de
las telecomunicaciones para llegar a las comunidades vulnerables y recibir financiación para sus actividades de
salvamento. En las zonas donde las telecomunicaciones formales apenas funcionan, tanto los civiles como el
personal de respuesta local, como las Salas de Respuesta a Emergencias (ERR), suelen conectarse a través de
cibercafés informales Starlink. Las organizaciones humanitarias también dependen del funcionamiento de las
telecomunicaciones para coordinar y distribuir con seguridad las labores de socorro, sobre todo para proporcionar
ayuda en efectivo en las zonas más remotas.

Un corte nacional de las telecomunicaciones en febrero de 2024 dejó a casi 30 millones de sudaneses1 sin acceso a
Internet ni llamadas telefónicas durante más de un mes. En todo el país, quienes sufren los horrores de la guerra
se han visto separados de sus familias y seres queridos y no han podido ponerse en contacto con ellos. Aunque en
el este del país se han restablecido algunos niveles de servicios, grandes franjas de territorio siguen desconectadas
de los proveedores de red, como Zain, MTN y Sudani, concretamente la región de Darfur y partes de Jartum y
Kordofán. Estas mismas zonas son también las más expuestas a los conflictos y al riesgo de hambruna, lo que
hace que las consecuencias del apagón de las telecomunicaciones sean aún más peligrosas para la vida. En
algunas zonas aisladas de las telecomunicaciones generales, el único servicio disponible ha sido a través de
dispositivos de conectividad por satélite como Starlink. Aunque el coste de los servicios por satélite es prohibitivo
para la mayoría de la población civil y existen importantes restricciones a la importación de equipos por satélite,
estos servicios siguen siendo fundamentales para que tanto las organizaciones humanitarias internacionales como el personal de respuesta local puedan seguir operando en Sudán. Aunque el uso de esta tecnología -y de otros
sistemas de telecomunicaciones- por las partes en conflicto sigue siendo motivo de preocupación, el posible
cierre de Starlink (anunciado para abril de 2024) tendría un impacto desproporcionado en la población civil y en
las organizaciones humanitarias que intentan llegar hasta ellos.

▪ Hacemos un llamamiento a todas las partes interesadas para que garanticen la prestación ininterrumpida de
servicios de telecomunicaciones en Sudán. Toda interrupción de los servicios de telecomunicaciones
constituye una violación de los derechos humanos y puede considerarse un castigo colectivo que no sólo
aislará a las personas de sus redes de apoyo, sino que agravará la ya de por sí grave situación económica
en la que se encuentran millones de personas.

▪ Las infraestructuras de telecomunicaciones deben considerarse infraestructuras civiles críticas. Como tales, las
partes en conflicto deben abstenerse de atacar, destruir, dañar o inutilizar de cualquier otro modo las
infraestructuras de telecomunicaciones, facilitar la rehabilitación de los sistemas dañados y
garantizar que los servicios de telecomunicaciones sean accesibles para todos, independientemente
de donde vivan. Además, deben levantar las restricciones impuestas a todos los servicios de Internet por
satélite y facilitar activamente la importación de dispositivos de Internet por satélite.

 

▪ Todos los proveedores de servicios capaces de garantizar la conectividad en Sudán deben asegurarse
inmediatamente de que el acceso a Internet siga siendo accesible sin interrupciones ni aumentos
adicionales de costes. Esto incluye diversificar los medios para acceder a internet, como soluciones basadas
en satélite (incluyendo, aunque no exclusivamente, Starlink) y tecnología WiMAX, o el uso de e-SIM cerca de
las fronteras del país.

▪ Los donantes para el desarrollo y las instituciones financieras deben apoyar el desarrollo del sector de las
telecomunicaciones a largo plazo, fomentando la descentralización de las infraestructuras y reduciendo las
barreras que impiden a las pequeñas empresas entrar en el mercado de las telecomunicaciones.
▪ Las Naciones Unidas, a través del Grupo de Telecomunicaciones de Emergencia, deben aumentar
urgentemente la capacidad de telecomunicaciones de emergencia en Darfur y Kordofán, y proporcionar acceso
a los servicios a todos los actores humanitarios, incluyendo la ampliación de sus servicios a la población civil
hasta que se disponga de otras opciones.

 

Firmantes:

1. Access Now
2. Acción contra el Hambre
3. ADRA
4. African Centre for Justic and Peace Studies
5. African Freedom of Expression Exchange (AFEX)
6. Africa Media and Information Technology Initiative (AfriMITI)
7. African Middle Eastern Leadership Project (AMEL)
8. AfricTivistes
9. AISPO
10. Almostagball for Enlightenment and Development Organization (AEDO)
11. Bloggers Association of Kenya (BAKE)
12. Blueprint for Free Speech
13. CAFOD
14. CARE
15. Center for Advancement of Rights and Democracy (CARD Ethiopia)
16. Coalition for Darfur Women Human Rights Defenders
17. Collaboration on International ICT Policy for East and Southern Africa (CIPESA)
18. Computech Institute
19. Connect Rurals
20. Cooperazione Internazionale
21. Danish Refugee Council
22. Digital Grassroots (DIGRA)
23. Digital Rights Kashmir
24. Digital Rights Lab - Sudan
25. EMERGENCY NGO
26. Fikra for Studies and Development
27. Free Press Unlimited
28. Global Digital Inclusion Partnership (GDIP)
29. Global Programming Overseas
30. Guardians Organization
31. Hopes & Actions Foundation
32. Humanitarian Aid Relief Trust
33. Humanity for Development & Prosperity Organization
34. Human Rights Journalists Network Nigeria
35. International Bar Association’s Human Rights Institute
36. International Press Institute
37. International Rescue Committee
38. International Medical Committee
39. Intersos
40. Islamic Relief Worldwide
41. JCA-NET(Japan)
42. Jonction
43. Kandoo
44. KICTANet
45. Kijiji Yeetu
46. LastMile4D
47. Life campaign to abolish the death sentence in Kurdistan
48. LM International
49. Medair
50. Media Diversity Institute - Armenia
51. Media Foundation for West Africa (MFWA)
52. Mercy Corps
53. Miaan Group
54. Nobel Women’s Initiative
55. Nonviolent Peaceforce
56. Nora Center for Combating Sexual Violence
57. Norwegian Church Aid
58. Norwegian Refugee Council
59. ONG Women Be Free
60. OONI (Open Observatory of Network Interference)
61. OpenNet Africa
62. Organization of the Justice Campaign
63. PAEMA
64. Paradigm Initiative
65. PEN America
66. Plan International
67. Premiere Urgence International
68. Presbyterian Church (USA) Office of Public Witness
69. Refugees International
70. Regional Coalition for Women Human Rights Defenders in Southwest Asia and North Africa
71. Rights for Peace
72. Saferworld
73. Solidarites International
74. Southeast Asia Freedom of Expression Network (SAFEnet)
75. Strategic Initiative for Women in the Horn of Africa (SIHA)
76. Sudanese American Public Affairs Association
77. Sudan Human Rights Network
78. Sudan Peace & Security Monitor
79. Sudan Women Rights Action
80. The Circle
81. The Tor Project
82. Tomorrow’s Smile Organization
83. Ubunteam
84. United Nations Association – UK
85. US-Educated Sudanese Association (USESA)
86. Voices for Interactive Choice and Empowerment (VOICE)
87. Waging Peace
88. Women’s International Peace Centre
89. World Vision International
90. YODET
91. Youths and Environmental Advocacy Centre (YEAC-Nigeria)
92. Zaina Foundation

Comparte esta noticia

¿Cómo colaborar?
Escríbenos y te contamos.
Comparte