900 100 822 Teléfono gratuito

Formulario de búsqueda

Actualidad

Yemen: exigimos junto a 20 ONGI el compromiso de los donantes para poner fin a la crisis

26/02/19

Yemen: exigimos junto a 20 ONGI el compromiso de los donantes para poner fin a la crisis

 

24 millones de personas (el 80% de la población) necesitará algún tipo de asistencia humanitaria en 2019

Desde el inicio del conflicto en Yemen hace casi cuatro años y su escalada, las necesidades humanitarias han aumentado drásticamente: 24 millones de personas (el 80% de la población) necesitará algún tipo de asistencia humanitaria en 2019[1]. Esta cifra representa un aumento de dos millones de personas, el 10%, en solo 12 meses.

El colapso casi total de la economía, el conflicto en todo el país, violaciones del derecho internacional, así como un incremento de la destrucción de las infraestructuras civiles, especialmente escuelas y hospitales, la falta de acceso a servicios básicos que contribuyen al aumento del riesgo de contraer enfermedades mortales prevenibles, y el significativo aumento del número de familias desplazadas y la violencia de género, se encuentran tras esta preocupante situación.

 

Yemen está más cerca del hambre que nunca. 15,9 millones de yemenís, más del 50% de la población, sufre inseguridad alimentaria severa, a pesar de la asistencia humanitaria alimentaria[2]. Alrededor de un cuarto de millón de personas viven en condiciones similares a una hambruna[3].

  • El número de personas desplazadas internamente asciende a 3,3 millones, el 76% de las cuales son mujeres y niños. Se espera que este número alcance los 3,9 millones en 2019[4].
  • 7 millones de personas están desnutridas, incluidos 2 millones de niños (un niño de cada cinco[5]) y más de 1 millón de mujeres embarazadas y lactantes[6].
  • 400 000 niños menores de cinco años sufren desnutrición aguda severa y se estima que desde el comienzo del conflicto ya han fallecido 85 000 niños por esta causa u otras enfermedades tratables.
  • 16 millones de personas necesitan asistencia de agua, saneamiento e higiene, así como atención médica básica.
  • 4,1 millones de niños no asisten a la escuela o necesitan asistencia educativa.
  • 3 millones de mujeres y niñas yemeníes están en riesgo de sufrir violencia de género[7] y la tasa de matrimonios forzados y prematuros de mujeres se ha triplicado desde 2015[8].
  • La ONU estima que hay 7,5 millones de yemeníes a los que los actores humanitarios no tenemos acceso de manera regular[9].

Las organizaciones humanitarias nacionales e internacionales en Yemen trabajamos para responder a estas necesidades a pesar de la falta de garantías de seguridad, las restricciones de acceso y otras barreras burocráticas. En conjunto, trabajamos en 19 gobernaciones en todo el país y cada año llegamos a millones de personas, poniendo el foco en mujeres y niños. Sin embargo, nos enfrentamos a un nivel tan grande de sufrimiento humano en el que tantas personas tienen tantas necesidades extremas.  

En la Conferencia de donantes para Yemen 2019, además de demandar niveles adecuados de financiación para poner en funcionamiento el Plan de Respuesta Humanitaria de las Naciones Unidas para Yemen para este año, instamos a los donantes a:

  • Comprometer que una amplia representación de los donantes contribuya generosamente a la financiación del Plan de Respuesta Humanitaria para garantizar una respuesta responsable. Es fundamental contar con un grupo de donantes, donde se toman las decisiones sobre la respuesta humanitaria de Yemen, más inclusivo.
  • Reconsiderar la modalidad y la condicionalidad de la financiación, incluida la necesidad de una mayor flexibilidad y financiación a largo plazo, para que las organizaciones humanitarias podamos responder mejor a esta crisis humana al mismo tiempo que nos afrontamos impedimentos burocráticos y desafíos de seguridad.
  • Aumentar la financiación para sectores específicos como protección, salud reproductiva y salud mental, servicios de apoyo psicosocial, de violencia de género y de educación. La inversión en estos sectores reduciría el impacto del conflicto en la población yemení a largo plazo, en particular en las mujeres y los niños.
  • Invertir en la recuperación temprana y el desarrollo en áreas que no están directamente afectadas por el conflicto para restablecer y fortalecer los medios de vida de la población yemení, y reanuden así sus vidas. Además de prestar atención a las áreas afectadas por el conflicto, los donantes deben pensar en apoyar a otras zonas del país menos afectadas por el conflicto, pero que también están experimentando inseguridad, inestabilidad política, gobernabilidad débil y acceso deficiente a recursos y servicios.
  • Influir en las autoridades nacionales en Sana’a y Aden para negociar el acceso y eliminar las condicionalidades impuestas a la comunidad humanitaria. A pesar de estas restricciones, las ONG hemos podido brindar asistencia y salvar muchas vidas en todo el país, y somos los principales implementadores sobre el terreno. Los donantes no deben detener la financiación debido a estos problemas de acceso, necesitamos su apoyo para superar estos obstáculos y poder continuar informando sobre la situación.

Como organizaciones internacionales que trabajamos sobre el terreno, consideramos que la financiación por sí sola no es la solución a esta crisis, descrita como la "peor crisis humana de nuestro tiempo". Por encima de todo, instamos a los donantes y a la comunidad internacional a que apoyen las medidas que protegen a la población civil yemení, a que exijan que se rinden cuentas por las violaciones e incumplimiento de las leyes de guerra y de las negociaciones de paz, y presionen a sus aliados para que encuentren una solución política pacífica al conflicto en Yemen.

Si bien solo la paz puede poner fin al sufrimiento del pueblo yemení, la asistencia humanitaria no debe depender del proceso de paz. El camino hacia la paz en Yemen es largo, con muchos pasos por delante, pero la población está sufriendo ahora. La asistencia humanitaria y de recuperación temprana serán necesarias en los próximos años para recuperar el daño producido por la guerra. La comunidad internacional no debe perder ni un minuto para continuar abordando de manera sostenible y global las necesidades de los yemeníes.

 

[1] UN Overview of the Humanitarian Needs in Yemen  

[2] Yemen: Acute Food Insecurity Situation December 2018 - January 2019, en: http://www.ipcinfo.org/ipc-country-analysis/details-map/en/c/1151858/

[3] Categoría 5 del IPC (Integrated Phase Classification http://www.ipcinfo.org)

[4] https://reliefweb.int/sites/reliefweb.int/files/resources/GHO2019.pdf

[5] Nutrition Cluster Data 

[6] https://reliefweb.int/sites/reliefweb.int/files/resources/GHO2019.pdf

[7] UNFPA Humanitaria Response Plan en Yemen 2018, en: https://yemen.unfpa.org/sites/default/files/pub-pdf/UNFPA%20Yemen%202018%20Respone%20brochure%20-%20English%20-%20printed%20final.compressed.pdf

[8] Female respondents aged 15 to 49 years in six governorates. UNICEF, Falling through the cracks. The Children of Yemen, 2017. 

[9] Famine Action Mechanism Workshop, Aman, 24 de enero de 2019. 

Comparte esta noticia

¿Cómo colaborar?
Escríbenos y te contamos.
Comparte