900 100 822 Teléfono gratuito

Formulario de búsqueda

Historias

Amira - Diez lecturas de una década de bloqueo

 

#OpenGaza

El supermercado de Amira es la única tienda de comestibles que se puede ver en kilómetros en esta parte del sur de Gaza. ‘Pasa’, dice Amira tratando de darme la bienvenida apresurándose mientras atiende a los clientes. ‘Siempre estoy muy ocupada durante la mañana. Y necesito marcharme pronto, por cierto’, añade rápido Amira. ‘Soy activista medioambiental y tengo que chequear algunos árboles que plantamos recientemente’

daños psíquicos’</strong>

Me impresiona el hecho de que Amira encuentre tiempo y energía para ser voluntaria, siendo la sustentadora única de una familia de tres hijos y la que cuida de su madre enferma. Hablando con ella, sin embargo, uno puede imaginar por qué es la cabeza de familia en su comunidad, sabiendo su disposición a ayudar a las personas siempre que puede. Es una gran defensora y difusora de los derechos de la mujer y habla libremente sobre temas delicados, como el Desorden de Estrés Postraumático, muy predominante en Gaza y todavía raramente expresado abiertamente. ‘Mis niños están trastornados y están experimentando traumas de angustia desde que ocurrieron las hostilidades en Gaza. Yo sigo llevando a mi hijo de cuatro años a un terapeuta porque sufre de daños psíquicos’, comparte Amira preocupada. 

Su marido está desempleado, la familia perdió sus únicos ingresos cuando el pequeño supermercado de Amira fue saqueado durante la última guerra en 2014. Con la ayuda de Acción contra el Hambre, Amira reabrió la tienda y la mejoró. ‘Aún no he tenido que reducir mis comidas para mantener a mis hijos y puedo incluso comprar comida saludable como frutas, vegetales y pescado’, dice Amira. Ella prioriza las necesidades de sus hijos y se asegura de que sean los primeros de clase. ‘Puedo permitirme llevarlos a sitios relajantes para que respiren aire fresco, que reduzcan sus traumas de angustia’, añade. 

estrés postraumático

Amira ahora sueña con construir su propia casa, con dos habitaciones pequeñas para sus niños y una cocina bien equipada. Habla con entusiasmo sobre el programa de formación para negocios de Acción contra el Hambre, donde aprendió cómo gestionar márgenes y beneficios. Pero Amira se lleva mucho más del curso: ‘Conocí a todo tipo de mujeres allí. Nosotras necesitamos también hablar de muchos problemas personales además de compartir ideas de negocio’. Amira irradia ambición y concluye: ‘Quiero expandir mi supermercado y convertirme en una marca conocida en toda la provincia’ 

comparte esta historia

ÚNETE

Dona ahora

Tu donación llegará a quien más lo necesita

w55c

Hazte socio

Únete a la generación que puede acabar con el hambre

w55c
w55c
¿Cómo colaborar?
Escríbenos y te contamos.
Comparte