900 100 822 Teléfono gratuito

Formulario de búsqueda

Historias

Asbita and Wedad - Diez lecturas de una década de bloqueo

 

#OpenGaza

'¿Has probado alguna vez el wood fire tea?' Pregunta Asbita con una sonrisa. ‘Entra, la tetera está lista’. Asbita se disculpa por la modestia de su casa mientras su nuera, Wedad, coge una silla de plástico para mí. Las hostilidades de 2014 tuvieron un impacto destructivo en esta familia. Cuando un peligroso misil golpeó la casa, el nieto de Asbita de 13 años murió. Asbita y su familia compuesta por cuatro niños vive ahora en las únicas dos habitaciones que no fueron destruidas. ‘Nosotros perdimos también nuestras ovejas, pollos y conejos’, explica Asbita. ‘Esto eran los negocios de los que quedé a cargo después de que mi marido falleciese’.  

cargo después

Esta familia ha sido desplazada durante tres guerras completas, en 2009, 2013 y 2014. A diferencia de otras muchas parejas en Gaza, Wedad y su marido decidieron mudarse juntos tras haber sido separados durante las hostilidades. Tradicionalmente en Gaza, se espera que una mujer vuelva a casa de sus padres si su marido ya no es capaz de cubrir las necesidades de la familia. En ese caso, los niños deben entonces estar con el padre, quien se queda como responsable de ellos, en casa de sus padres. ‘Fue muy duro separarme de mi marido, él es mi pilar, dice Wedad. Nosotros luchamos por mantener a los niños bien alimentados y redujimos nuestras propias comidas. No nos importa la calidad de la comida. Lo único que queremos es no  pasar hambre’

Incluso antes de la última guerra en 2014, Wedad fue tomando las responsabilidades de Asbita cuando cayó enferma, y atravesó días muy ásperos para sacar adelante a su familia. ‘Tuve que ahorrar para comprar leche para mis hijos. Los alimentos en general se han vuelto mucho más caros y escasos desde el comienzo del bloqueo’


ovejas después

A pesar de las duras pérdidas durante las últimas hostilidades, la familia reanudó su negocio de  cría de ovejas después de la guerra con la ayuda monetaria de Acción contra el Hambre. Asbita ahora se encarga de la parte financiera, mientras que los animales son responsabilidad de Wedad. Las mujeres explican lo que aprendieron durante el entrenamiento de Acción contra el Hambre: ‘Nos enseñaron a tomar decisiones sobre los negocios como comprar pienso a granel para asegurar la disponibilidad y evitar el repentino ascenso de los precios. Con el primer pago, preparamos el establo, y con el segundo compramos las ovejas’

La familia ya tiene planes de futuro para sus negocios. Quieren expandirse y acoger aves de corral y conejos otra vez y alcanzar total independencia, libre de ayuda externa. Wedad cuenta que todo va mejor, ahora puede ofrecer a sus hijos verduras, frutas e incluso carne hasta dos veces por semana. ‘Una amiga recientemente me pidió consejo para crear sus propia empresa’, sonríe Wedad.’¡Yo le ofrecí mi plan de negocio!’

comparte esta historia

ÚNETE

Dona ahora

Tu donación llegará a quien más lo necesita

w55c

Hazte socio

Únete a la generación que puede acabar con el hambre

w55c
w55c
¿Cómo colaborar?
Escríbenos y te contamos.
Comparte