900 100 822 Teléfono gratuito

Formulario de búsqueda

Historias

DE LA ESCASEZ A LA ABUNDANCIA: FACILITAR A LAS COMUNIDADES RURALES SIRIAS EL ACCESO AL AGUA POTABLE PARA TODAS SUS NECESIDADES

Mouhammad y sus hijos en casa © Acción contar el Hambre. 

La historia de Mouhammad

Mouhammad, de 39 años, padre de seis hijos y principal proveedor de su familia, trabaja como jornalero, realizando diversos trabajos como carpintero, agricultor o cualquier otro trabajo disponible para mantener su hogar. Además, tiene un pequeño huerto cerca de casa donde cultiva verduras para alimentar a su familia.

Antes, la familia dependía del agua de un pozo poco profundo, compartido con otros cuatro vecinos. Pero el agua era dura, afectaba tanto a la salud de la familia como al crecimiento de sus plantas, y el suministro no era suficiente para las necesidades de todos. Sin embargo, no tenían alternativa, así que dieron prioridad al agua para beber, sacrificando actividades domésticas como la limpieza de la casa y el baño para conservar el agua. Para gestionar el suministro limitado, cada hogar tenía días designados para utilizar el agua del pozo.

niño sirio riega su huerto gracias a la ayuda de Acción contra el Hambre

El hijo de Mouhammad riega su jardín con el agua suministrada por el sistema de abastecimiento de agua recién rehabilitado © Acción contra el Hambre.

Su situación mejoró notablemente cuando Acción contra el Hambre, gracias a la financiación de la Unión Europea, rehabilitó el sistema de abastecimiento de agua local. Esta intervención garantizó el acceso a agua limpia y segura a toda la aldea, las veinticuatro horas del día.

"Desde la rehabilitación, tenemos agua limpia para beber y regar nuestras tierras. Nuestra higiene ha mejorado ahora que utilizamos el antiguo pozo para fines domésticos. El agua suministrada por la organización está limpia y disponible en todo momento, y estamos realmente agradecidos por ello", afirma Mouhammad.

El depósito de agua elevado con los paneles solares recién instalados y rehabilitados por nuestros equipos en Siria © Acción contra el Hambre.

La historia de Shamsa

Shamsa, una mujer casada de 51 años y madre de cinco hijos, es la directora de la escuela del pueblo, y su marido trabaja allí como profesor. Juntos mantienen incansablemente a su familia. Sin embargo, sus vidas cambiaron repentinamente cuando se vieron obligados a abandonar su pueblo debido a la crisis, buscando refugio en la ciudad. Al regresar, una vez estabilizada la situación, encontraron su casa destruida por el conflicto, tras haber sufrido evidentes daños y saqueos.

El impacto del conflicto se extendió más allá de su residencia, afectando a la mayoría de las estructuras del pueblo, incluida la escuela. Las paredes estaban llenas de grietas y el suelo, dañado. Para empeorar las cosas, el pozo principal de la zona estaba fuera de servicio, lo que dejó a la escuela sin agua.

Shamsa, directora del colegio local, en una de las aulas © Acción contra el Hambre.

La falta de agua en la escuela obligaba a los padres a enviar a sus hijos cargados con agua hasta allí, una solución improvisada que ponía de manifiesto la gravedad de su situación. Las prácticas básicas de higiene se resintieron y la limpieza se limitó a métodos secos, por debajo de los estándares de Shamsa.
En casa, Shamsa y su familia tenían acceso a un pozo que suministraba agua limpia. Pero para bombear el agua, dependían de la electricidad, que solo está disponible unas pocas horas al día, y de un generador comunal que no podían utilizar con frecuencia por falta de combustible. Las pocas horas de electricidad al día dictaban cuándo había agua disponible.

Acción contra el Hambre, gracias a la financiación de por la Unión Europea, rehabilitó el sistema de abastecimiento de agua de la zona, utilizando energía solar para garantizar el acceso ininterrumpido a agua limpia durante todo el día.

"Esta ayuda ha sido fundamental. Ya no tenemos que soportar la carga de la escasez de agua. El agua limpia era un lujo para nosotros, pero no debería serlo, es un derecho fundamental, que facilita no sólo las necesidades de bebida sino también el mantenimiento de las normas de higiene y saneamiento. Agradecemos mucho su ayuda para garantizar la accesibilidad al agua, tanto en la escuela como en casa". concluyó Shamsa.

Uno de los puntos de distribución de agua a las casas de la localidad © Acción contra el Hambre. 

comparte esta historia

ÚNETE

Dona ahora

Tu donación llegará a quien más lo necesita

w55c

Hazte socioa   

Únete a la generación que puede acabar con el hambre

w55c
w55c
¿Cómo colaborar?
Escríbenos y te contamos.
Comparte