900 100 822 Teléfono gratuito

Formulario de búsqueda

Historias

Emard al igual que muchos otros niños de la comunidad Kokoro reciben tratamiento psico-traumatico

 

CONTEXTO

Después de unos meses de relativa calma durante el período electoral de principios de 2016, la República Centroafricana está experimentando un deterioro considerable de sus condiciones de seguridad. La situación humanitaria en el país ha vuelto al nivel de la crisis en 2014.

Primer golpe, la población civil sufre una doble condena: violencia extrema que aumenta las necesidades humanitarias y la reducción de la ayuda debido a la creciente inseguridad. El avance de los grupos armados, que hasta la fecha controla 12 de las 16 provincias del país en el centro y el sur, limita severamente la entrega de ayuda por parte de los actores humanitarios.

Por tercer año consecutivo, el CAR se clasifica como el país con el mayor número de incidentes contra las ONG, con 232 incidentes registrados desde el comienzo de este año, y en ocasiones ataques extremadamente violentos contra la infraestructura de salud o Locales de la ONG.

Debido a la intensificación de los conflictos, durante la primera mitad de 2017, 215,000 personas tuvieron que huir de sus hogares para buscar refugio en condiciones más que precarias. En total, hoy en día más de un millón de personas de África Central son desarraigadas, o una de cada cinco personas, con flujos cada vez mayores hacia los países vecinos y dentro del país. 2.2 millones de personas necesitan atención médica básica. Casi el 50% de la población sufre de desnutrición crónica, y la tasa de mortalidad materna es la tercera más alta del mundo.

Emard, 14 años

En la comunidad de Kokoro, marcada por el conflicto y la violencia, hemos puesto en marcha programas de vigilancia y de tratamiento psico-traumático. Con los niños, se organizan 5 sesiones para que expresen sus emociones. Durante estas sesiones, se proponen varios ejercicios: momentos de discusión, dibujos, relajación, movimientos de expiración e inspiración, canciones... Durante la tercera sesión con los niños, deben dibujar qué les asusta y explicar este temor. Muy a menudo, son los mismos miedos, que regresan una y otra vez: las armas, los anti-balaka, los Seleka, las serpientes, las casas que arden con los niños dentro... Expresan lo que han visto.

“He dibujado lo que me asustó... las armas, las granadas, el ejército, Naciones Unidas, los franceses, los militares, los helicópteros… “, cuenta Emard, con 14 años.

Muchas personas en la comunidad se han visto afectadas por los conflictos. Hoy, las secuelas están presentes en sus cabezas, en sus cuerpos y en sus vidas diarias. La pobreza extrema es una consecuencia difícil. Pero después de varias sesiones, se nota el progreso. Los niños se expresan y, poco a poco, se duermen y son menos violentos en sus juegos. 

PROGRAMA

Bangui - Comunidad de Kokoro

Programa SMPS 1- Tratamiento psico-traumático

Se trata de detectar y tratar los trastornos resultantes de los conflictos que impactan a las poblaciones civiles. La intervención se realiza en 6 sesiones para adultos y 5 sesiones para niños.

 

comparte esta historia

ÚNETE

Dona ahora

Tu donación llegará a quien más lo necesita

w55c

Hazte socio

Únete a la generación que puede acabar con el hambre

w55c
w55c
¿Cómo colaborar?
Escríbenos y te contamos.
Comparte