900 100 822 Teléfono gratuito

Formulario de búsqueda

Historias

Ganarse la vida en un asentamiento de refugiados sirios

 

Los refugiados sirios trabajan trece horas por 3 euros en el campo.

ganarse la vida en un campo de refugiados sirios

Amanece un día más en “Fayda 15”, asentamiento de refugiados sirios en el oeste de Líbano. Son las seis de la mañana y unas doscientas mujeres esperan a la entrada, en fila, frente a camiones con el motor en marcha. Sus cabezas, cubiertas con pañuelos; algunas cubren sus manos con guantes de goma. Esperan en silencio, mientras ven llegar a las rezagadas, y reciben instrucciones tajantes de un puñado de hombres.

Recuerdo en ese momento algo que me han contado mis compañeros libaneses. Este asentamiento ha crecido entre las ruinas de una antigua fábrica y sus alrededores, lo que le da un aspecto especialmente tétrico. Pero esta fábrica, que lleva años abandonada, fue también un lugar de tortura en el que murieron libaneses a manos de sirios durante la guerra civil libanesa (1975-1990). Como dijo Eduardo Galeano en una ocasión, “los muertos siempre los pone el pueblo”.

Probablemente ajenas a esta historia de horror, las mujeres esperan para salir hacia los campos de cultivo. Trabajarán más de trece horas a cambio de 3 euros para sobrevivir en un país con un nivel de vida similar al nuestro. Van subiendo a la parte trasera de los camiones y, cuando parece que ya no cabrán más, los hombres les hacen apretarse para que puedan subir los adolescentes varones, que irán más aireados en la parte del final del camión. Así, apiñadas y en silencio, parten hacia los campos en los tres camiones.

El cierto silencio que vuelve a imperar en el asentamiento se empieza a romper por el sonido de una estera al ser sacudida, el rasguido de una escoba de paja que se empeña en la casi imposible tarea de mantener la tierra y el polvo a raya, fuera de las tiendas y de la zona frente a ellas. Para las mujeres que no han salido al campo se inician las tareas domésticas diarias, con la ayuda de sus hijas e hijos más pequeños.

Los refugiados que trabajan en el propio asentamiento lo hacen pelando ajos que luego venderán limpios a los restaurantes de la zona. Algunos hombres, pero sobre todo mujeres, niños y niñas colaboran en la tarea. No es raro ver cortes en las manos de los más pequeños, a menudo infectados. Unas manos que al igual que las de sus madres, empiezan a oscurecerse e hincharse por efecto del contacto continuado con los ajos y el agua.

Si con el trabajo en los campos una refugiada obtiene sólo 3 euros, el manipulado de los ajos tiene un rendimiento aún menor. Se pagan 2 euros y medio por diez kilos de ajos limpios, el producto de dos días de trabajo.

Vayamos ahora con los gastos. Cada familia debe pagar una media de 100 euros al mes por el alquiler del espacio que ocupa una tienda, tienda en cuya construcción habrán invertido como mínimo una cantidad similar para comprar la madera de la estructura. Comida y agua pueden sumar más de 600 euros al mes en función del número de miembros en la familia. Y a lo anterior se añade el coste fijo de 200 euros por persona cada seis meses para renovar el permiso de estancia en Líbano.

Obviamente, ni los salarios del campo, ni los del manipulado de ajos cubren estas necesidades. Trabajos esporádicos en la construcción en el caso de los hombres y recogida y venta de latas vacías en el caso de mujeres y niños pueden añadir ingresos adicionales pero tampoco es suficiente. Incluso con la ayuda combinada de varias ONG y programas de Naciones Unidas, las familias se ven incapaces de hacer frente a los gastos mínimos necesarios, lo que además no deja nada para imprevistos como gastos médicos. Así, la única manera de hacer frente a sus gastos consiste en endeudarse. Varios habitantes de distintos asentamientos con los que comento este tema me hablan de deudas ya superiores a los mil euros.

Y es que tras casi cuatro años desde que estalló el conflicto en Siria sus mecanismos de respuesta empiezan a agotarse. Los sirios y sirias en territorio libanés carecen del estatuto oficial de refugiados, lo que les lleva a vivir en este tipo de asentamientos informales y carecer de las protecciones y garantías a las que accederían bajo este status.

Líbano, principal país de acogida, acoge a cerca de un millón y medio de refugiados que suponen una gran presión para un país de menos de 5 millones de habitantes y una extensión igual a la de Navarra. El mercado de trabajo es incapaz de asumir toda la mano de obra, lo que afecta a los salarios a la baja y deja fuera de él también a los libaneses en situación más vulnerable. Los servicios sanitarios, de educación y otros también están desbordados.

A pesar de los llamamientos a la comunidad internacional, los fondos comprometidos por los donantes no cubren ni la mitad de los 6.400 millones de euros que Naciones Unidas estima necesarios para atender en 2014 a los más de 13 millones de sirios afectados por la guerra. Una población, los desplazados dentro de Siria y los refugiados en países vecinos, que cada día se ve empujada un poco más allá del límite de su resistencia.

comparte esta historia

ÚNETE

Dona ahora

Tu donación llegará a quien más lo necesita

w55c

Hazte socio

Únete a la generación que puede acabar con el hambre

w55c
w55c
¿Cómo colaborar?
Escríbenos y te contamos.
Comparte