900 100 822 Teléfono gratuito

Formulario de búsqueda

Historias

Haana & Wafaa - Diez lecturas de una década de bloqueo

 

#OpenGaza

 ‘Ni en mis mejores sueños habría imaginado poder exportar nuestras artesanías a Cisjordania’, dice Wafaa mientras observa orgullosa las fundas para almohadas y las sábanas que diseña y cose junto a su hermana mayor, Haana. 

Comenzaron como dos candidatas para el programa de generación de ingresos de Acción contra el Hambre, pero las dos hermanas ahora trabajan juntas en una habitación en casa de la hermana mayor, lo que les permite ahorrarse el coste de un alquiler. Fue la  hermana mayor quien vio primero el proyecto de Acción contra el Hambre anunciado en el local de la asociación de mujeres. Ella ahora ayuda a sus parientes con la gestión general de su negocio común. 

Wafaa y Hanaa soñaban con transformar su negocio en una pequeña fábrica. Las restricciones de movilidad de bienes y personas entre Gaza y Cisjordania, sin embargo, no les permiten llevar un negocio normal. ‘Solo podemos abandonar Gaza bajo condiciones muy restrictivas’, explica Wafaa. ‘No podemos enviar más allá de las órdenes que comenzamos a recibir de Cisjordania a través de la página de Facebook’

convenció para recibir cursosAmbas hermanas han recorrido un largo camino para llegar a este punto. Hanaa de 35 años, madre de seis hijos y actualmente sustentadora de toda la familia, vio un cambio en su vida cuando su marido no pudo trabajar más en Israel durante la segunda Intifada en 2001. A lo largo de las tres guerras en Gaza, Hanaa y sus hijos vivieron de los ingresos de los trabajos temporales de su marido y de la ayuda que recibían por parte de su familia política. ‘Mi hermana mayor me convenció para recibir cursos de costura dentro de un programa local para mujeres’, explica Hanaa. ‘En ese momento, no me daba cuenta de que estaba trazando el camino para mi futuro negocio’.
 su negocio común

Las hostilidades de 2014 impactaron también a la hermana menor de Hanaa de 25 años, Wafaa. El taller de costura casero que había emprendido para cubrir el coste de sus estudios universitarios, estaba completamente destruido. A través del proyecto de Acción contra el Hambre, ambas hermanas se dieron cuenta de que su negocio sería más fuerte si trabajaran juntas. ‘La formación nos enseñó a lidiar con un negocio, incluso aprendimos a publicitarnos a través de Facebook’, sonríe Wafaa. 

Hanaa elogió su suerte por tener un sustento para su familia. ‘Durante la formación de Acción contra el Hambre, conocí a una mujer víctima de violencia doméstica. Yo sueño con dirigir una pequeña fábrica compuesta por mujeres con antecedentes vulnerables’. Wafaa asiente y añade ‘Toda mujer sueña con el matrimonio y la maternidad, pero ahora mi trabajo va primero’.  

comparte esta historia

ÚNETE

Dona ahora

Tu donación llegará a quien más lo necesita

w55c

Hazte socio

Únete a la generación que puede acabar con el hambre

w55c
w55c
¿Cómo colaborar?
Escríbenos y te contamos.
Comparte