900 100 822 Teléfono gratuito

Formulario de búsqueda

Historias

Maha y su hijo Abed se refugian en el campo de Ghazze después de huir de la guerra en Siria

Fotografías: ©Marina Betete  

Abed nació en Libano y hasta que no llegaron al campo de Ghazze no se reconoció su estatus de refugiado.

Maha sujeta orgullosa a su hijo y se lo ofrece a la cámara. Se llama Abed Al Razak y en el momento de la foto (junio de 2016) tenía sólo 10 meses. Sus padres son sirios, pero nació como refugiado en suelo libanés, en un país que no reconoce su estatus de refugiado.  Abed Al Razak es un niño apátrida.

Maha lleva ya dos años en el campo de Ghazze, en el valle de la Bekaa tras huir de la guerra en Siria. Aún tiene a sus tíos en Raqqa, ella sabe que están bien porque hablan con frecuencia por Whatsapp. Nos cuenta que se casó en el propio campo. “Todo lo que he vivido es en Líbano, por eso quiero volver”. Ella tuvo la oportunidad de estudiar en Siria, por eso quiere que su hijo tenga un futuro y pueda ir a la escuela.

Viven aislados de la sociedad libanesa, no mantiene relación con la población de acogida, pero considera que la coexistencia es buena.

Acción contra el Hambre está proporcionando servicios de agua, saneamiento e higiene en los campos de refugiados del valle de la Bekaa. Maha afirma estar satisfecha. Gracias a los suministros que Acción contra el Hambre proporciona su familia dispone de un depósito de agua que les abastece de 35 litros de agua por persona y día y de una letrina, que comparten entre una media de quince personas.

comparte esta historia

ÚNETE

Dona ahora

Tu donación llegará a quien más lo necesita

w55c

Hazte socio

Únete a la generación que puede acabar con el hambre

w55c
w55c
¿Cómo colaborar?
Escríbenos y te contamos.
Comparte