A partir de 2011, unos cinco años después del colapso de la insurgencia del Ejército de Resistencia del Señor en el norte de Uganda, una apariencia de estabilidad regresó al atribulado Norte de Uganda, con lo que más de 20 años de inseguridad y el desplazamiento llegó a su fin, mientras surgían nuevas necesidades de los desplazados buscado el regreso a sus vidas anteriores a la crisis.

Unos dos millones de ugandeses empezaron a regresar a sus hogares después de dos décadas en campamentos provisionales, por lo que carecían de los recursos necesarios para reconstruir sus vidas. Acción contra el Hambre trabaja apoyando a estas comunidades, ahora dispersas en el norte de Uganda, ya que sus necesidades de agua potable, saneamiento y apoyo a la subsistencia se multiplican.

Por otra parte, nuestros equipos están trabajando con las comunidades de pastores de la región de Karamoja, en el noreste de Uganda, respondiendo a las necesidads de agua y saneamiento, problemas endémicos, las altas tasas de desnutrición, y la necesidad de diversificar los medios de vida.

En 2013, Acción contra el Hambre asistidó a unas 200.000 personas en Uganda, garantizando el acceso a agua potable y saneamiento, apoyando el desarrollo agrícola, la prestación de apoyo en efectivo para nuevas empresas, y salvando vidas a través de los programas de nutrición terapéutica, así como brindando apoyo a la creación de capacidades para fortalecer el sistema de salud del país.