Desde su independencia en 1980, Zimbabue ha experimentado un ambiente político tenso y una economía inestable. Para hacer frente a sus problemas financieros, el país está creando iniciativas para rejuvenecer la economía, que incluyen la sustitución de la moneda nacional por el dólar estadounidense para el comercio internacional. Si bien la economía ha mejorado significativamente en los últimos años, la situación en cuanto a salud pública sigue deteriorándose. Las altas tasas de desnutrición, los alarmantes números de casos de VIH y SIDA, y los frecuentes brotes de cólera son unos enormes retos humanitarios.

Muchos zimbabuenses sufren de desnutrición, además de VIH/SIDA, pero el enormemente deteriorado sistema de salud pública del país no está adecuadamente equipado para manejar esta doble amenaza. Desde que comenzáramos a trabajar en Zimbabue en 2002, nos hemos comprometido a integrar la educación y el tratamiento del VIH y el SIDA en todos los programas que llevamos a cabo. Aproximadamente el 70% de los pacientes diagnosticados con desnutrición aguda severa también tienen VIH/SIDA, y nuestros programas de nutrición están específicamente diseñado para tratar este grupo especialmente vulnerable.

Los problemas con el saneamiento y la seguridad alimentaria contribuyen a los altos índices de desnutrición y complican los casos de VIH/SIDA. Para evitar la propagación del cólera, estamos restaurando los puntos de agua, construcción de letrinas, y la enseñanza de talleres de higiene. También estamos implementando programas de seguridad alimentaria específicamente diseñados para que las personas que viven con VIH/SIDA reciban una nutrición adecuada.

A pesar de estos problemas de salud, se están haciendo progresos. En los últimos años, hemos reforzado nuestra capacidad de respuesta a las emergencias al mimso tiempo que trabajamos en proyectos de desarrollo a largo plazo. Las asociaciones con agencias gubernamentales locales han ayudado a promover nuestros programas y promover la capacitación entre los trabajadores locales.