900 100 822 Teléfono gratuito

Formulario de búsqueda

Historias

¿Qué es la soberanía alimentaria?

Más de 2370 millones de personas padecen inseguridad alimentaria.

 

En la actualidad estamos siendo testigos de situaciones de inseguridad alimentaria y desnutrición infantil en todo el mundo. Millones de personas no pueden pagar el coste de una dieta equilibrada y saludable.

En concreto, el estudio “El estado de la seguridad alimentaria y nutrición en el mundo 2021”, publicado por la FAO, FIDA, UNICEF, PMA y OMS, señala que 2.370 millones de personas padecen inseguridad alimentaria moderada o grave y se encuentran, principalmente, en Asia, África, América Latina y el Caribe. Mientras que en América del Norte y Europa la inseguridad alimentaria aumentó por primera vez desde que se realizó este estudio en el año 2014.

Conozcamos todos los aspectos relacionados con la seguridad alimentaria y el difícil acceso a alimentos en poblaciones desprotegidas.

Diferencias entre seguridad alimentaria y soberanía alimentaria

A lo largo de los años han surgido dos categorías totalmente diferentes y debemos tener claro que son conceptos que varían en su definición. Nos referimos a la seguridad alimentaria y la soberanía alimentaria. Veamos sus diferencias:

¿Qué es soberanía alimentaria?

La soberanía alimentaria tiene como objetivo devolverle al consumidor la capacidad de decisión y control de lo que lleva a la mesa, que esté por encima de los grandes productores agroindustriales y los intereses económicos. Busca que la soberanía de una región o país no se vea afectada por depender de la producción de alimentos de otros países.

El Movimiento Internacional Vía Campesina ha definido la soberanía alimentaria como “el derecho que cada pueblo tiene para definir su política en materia de alimentos”.

Entre 720 y 811 millones de personas en el mundo sufrieron hambre en 2020. Muchas de ellas por causa de la pandemia de la COVID.

¿Qué es seguridad alimentaria?

La FAO explica que existe seguridad alimentaria cuando las personas tienen acceso a alimentos sanos y nutritivos que le brinden satisfacción en sus necesidades alimenticias, lo que les traerá un impacto positivo en el organismo, una vida sana y llena de energía.

La seguridad alimentaria se basa en el coste y asequibilidad de las dietas saludables, del poder adquisitivo que tiene una persona para comprar alimentos a fin de garantizar una buena alimentación y evitar la desnutrición. 

La seguridad alimentaria se basa en el coste y asequibilidad de las dietas saludables.

Cómo distinguir entre seguridad alimentaria y soberanía alimentaria

Hubo un momento en la historia que seguridad y soberanía alimentaria se entendían de la misma forma. No obstante, la situación cambió cuando se liberó el comercio para los productos alimenticios y agropecuarios, y grandes empresas absorbieron a pequeños productores.

Una de las principales diferencias de estos términos es que la seguridad alimentaria es un concepto neutro que no juzga la concentración de poder en los niveles del comercio de alimentos. Mientras la soberanía alimentaria contrasta la asimetría del poder en los diversos mercados mundiales.

Crisis alimentarias en el mundo

Lo que ha generado durante años crisis alimentarias en el mundo radica, en el caso de la seguridad alimentaria, la desigualdad económica y social. Es decir, hay alimentos disponibles, pero no recursos suficientes para comprarlos.

Mientras que el problema de la soberanía alimentaria es más complicado, ya que muchas regiones están condenadas a depender de la producción de alimentos de otros países.

La crisis alimentaria en el mundo es un problema que se debe atacar de inmediato.

¿Qué se necesita para alcanzar la soberanía alimentaria?

Es realmente posible llegar a una soberanía alimentaria, el proceso es muy complejo, pero se pueden transformar los sistemas alimentarios y lograr una nutrición y dietas saludables para las personas que lo necesitan:

  • En el estudio mencionado anteriormente se expresa que es necesario transformar con mayor resiliencia los sistemas alimentarios para que puedan proporcionar dietas saludables y asequibles.
  • Mantener a toda costa las funciones de los sistemas alimentarios en zonas de conflicto. Además de asistencia humanitaria de forma inmediata.
  • Crear mecanismos innovadores para minimizar los daños causados a la producción de alimentos debido al clima.
  • Desarrollar técnicas de producción de alimentos respetuosas con el medioambiente, velar por su conservación y rehabilitación de los espacios naturales que lo necesitan.

Efectos de la pandemia COVID-19 en la seguridad alimentaria

Por la pandemia de COVID-19 hay millones de pérdidas económicas y humanas en todo el mundo, y un gran número también se vio afectado y envueltos en crisis alimentarias graves, especialmente por el difícil acceso a alimentos en poblaciones desprotegidas, agravando las desigualdades sociales y financieras.

Las cifras señalan que hubo un retroceso, puesto que entre 720 y 811 millones de personas en el mundo sufrieron hambre en 2020. Existe una relación indudable entre el aumento de la inseguridad alimentaria y la pérdida de ingreso de las personas, provocadas por la crisis de la COVID-19.

La pandemia de COVID-19 provocó el aumento de la inseguridad alimentaria.

¿Qué debemos hacer para garantizar la seguridad alimentaria?

Acabar con todas las formas de malnutrición en el planeta es un gran desafío. Lograr la seguridad y soberanía alimentaria es un reto que organizaciones de todo el mundo se han propuesto para acabar con el hambre, la meta es el año 2030.

En Acción contra el Hambre fomentamos proyectos como los que se realizan para la educación alimentaria nutricional en el proceso de cambio. Son muy importantes porque promueven la conciencia para ser más responsable y racional en los procesos de producción y consumo de alimentos.

Además de los proyectos de seguridad alimentaria y medios de vida, con los que se busca atenuar los problemas de producción, acceso e ingresos, y ayudan a prevenir brotes de desnutrición.

Acción contra el Hambre trabaja para acabar con la desnutrición crónica infantil en niñas y niños menores de 3 años y la anemia por deficiencia de hierro.

Es el caso de Maribel Matía y Edwin Huaripaucar  del distritito de Santiago de Lucanamarca, en Perú. Junto a sus tres hijos, viven de la agricultura, pero durante los meses de las heladas (de julio a septiembre), el huerto se estropea y empieza el tiempo de la escasez. En ese momento el hambre arrecia.

Maribel nos contó que su hija pequeña enfermó a los 5 años en 2018 de anemia y que  consiguió recuperar su estado de salud gracias a la sangrecita en la comida. Acción contra el Hambre y su contraparte local, COMISDEH (Comisión de Derechos Humanos), llevan años implementando un proyecto en el distrito por el que la familia de Maribel y Edwin han recibido semillas para plantar hortalizas como la acelga, espinaca, zanahorias, repollo, o cebolla. También algunos cereales como el maíz, la quinua o la cebada.

Del huerto se suele encargar Maribel, mientras que Edwin construye los galpones para los cuyes, otra de las actividades de Acción contra el Hambre para que las familias incrementen la disponibilidad de alimentos de origen animal en la dieta infantil.

El objetivo principal de Acción contra el hambre es contribuir a mejorar el nivel de desarrollo humano en el distrito, reduciendo, específicamente, la desnutrición crónica infantil en niñas y niños menores de 3 años y la anemia por deficiencia de hierro en niñas y niños entre los 6 a 35 meses de edad.

comparte esta historia

ÚNETE

Dona ahora

Tu donación llegará a quien más lo necesita

w55c

Hazte socioa   

Únete a la generación que puede acabar con el hambre

w55c
w55c
¿Cómo colaborar?
Escríbenos y te contamos.
Comparte