900 100 822 Teléfono gratuito

Formulario de búsqueda

Actualidad

Casi 7 millones de desplazados internos en Ucrania se preparan para el segundo invierno desde el inicio del conflicto

22/11/22

En el puesto fronterizo de Palanca, en Moldavia, cientos de refugiados ucranianos se enfrentan a las bajas temperaturas y esperan a autobuses que los llevan a Chisináu o Rumanía. Palanca, Moldavia. 8 marzo 2022. ©Gonzalo Höhr para Acción contra el Hambre

 

Un miembro del equipo de emergencia de Acción contra el Hambre viaja a Odesa para apoyar a las oficinas de país de Moldavia y Ucrania mientras trabajan para atender a la población desplazada y las comunidades locales de acogida

Imagen de portada: En el puesto fronterizo de Palanca, en territorio moldavo, cientos de personas refugiadas ucranianas se enfrentan a las bajas temparaturas mientras esperan que pequeños autobuses los recojan para llevarlos al centro de acogida donde podrán tomar otros autobuses que los llevan a la capital del país moldavo o directamente a Rumanía. Palanca, Moldavia. 8 de marzo de 2022. © Gonzalo Höhr para Acción contra el Hambre

 

El conflicto en Ucrania continúa. Desde que se inició el 24 de febrero de 2022, la acción militar en el norte, sur y este del país, incluidos los principales centros poblacionales como Kiev, Járkiv, Odesa y Mariúpol, ha causado desplazamientos masivos de personas, daños generalizados a la infraestructura e interrupción significativa de los servicios esenciales. Más de 16.000 civiles han muerto, según la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (OHCHR por sus siglas en inglés). Las Naciones Unidas alertan de que las cifras podrían ser considerablemente mayores. 

La situación podría agravarse a medida que se aproxima el invierno y las temperaturas caen en picado en un país que llega a registrar mínimas de unos 10 grados bajo cero. Según datos de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), 6.975.000 personas permanecen desplazadas internamente en todo el país. Además de los desplazados internos que requieren apoyo urgente, existe una población adicional de aproximadamente 12 millones de personas en áreas directamente bajo conflicto que también requieren de asistencia humanitaria inmediata. Esto ha creado necesidades tanto para los desplazados internos como para las comunidades de acogida.

Un miembro del equipo de emergencias de Acción contra el Hambre viajó a Odesa para apoyar los esfuerzos de la oficina de la organización en Moldavia, junto con la oficina en Ucrania, para evaluar la situación y las necesidades y preparar un plan de respuesta para los próximos seis meses. 

El 50% de la población de Odesa, 500.000 personas, abandonó la localidad al inicio del conflicto. 200.000 han regresado desde entonces, mientras que unas 400 personas de otras zonas del país llegan a Odesa cada día. Según datos de octubre de la Oficina de la ONU para la Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA), hay 120.941 desplazados internos en Odesa, y el gobierno ucraniano espera que lleguen 50.000 personas por el posible desplazamiento forzado debido al invierno y a cortes de electricidad.  

En Mykolaiv, a unos 130 kilómetros al noreste de Odesa, son 104.139 los desplazados internos. Se trata de una región que desde el inicio de la guerra se convirtió en primera línea del conflicto y a la que Acción contra el Hambre está dando apoyo de forma remota a causa de las limitaciones de movimiento para los trabajadores y trabajadoras humanitarios. Otros factores que dificultan el trabajo son la escasez de combustible y agua, la presencia de minas y municiones sin detonar, las interrupciones de los servicios básicos y las limitaciones de movimiento también para la población civil. 

Inna, ucraniana de la región de Mykolaiv que se desplazó con su familia a Velykodolynske, cerca de Odesa, cuenta al equipo de Acción contra el Hambre su experiencia: “Cuando comenzó la guerra, nuestra familia tuvo que marcharse. Salimos el 19 de marzo. Hasta mayo no pudimos sacar a nuestros padres, pero ahora vivimos todos en Velykodolynske.” Inna comenta que sus mayores necesidades son ropa de abrigo, productos de higiene y productos alimenticios, y concluye que “es difícil planificar el futuro porque no sabemos cuándo terminará la guerra, pero creemos que todo estará bien.” 

Personal de Acción contra el Hambre visita centros de distribución, organizaciones locales que ayudan a personas vulnerables y desplazadas internas, así como pueblos costeros ucranianos, donde entre el 70% y el 90% de la población se ha quedado sin empleo, para mantener reuniones con alcaldías y personal de la administración pública y hablar con personas afectadas por el conflicto. © Acción contra el Hambre Personal de Acción contra el Hambre visita centros de distribución, organizaciones locales que ayudan a personas vulnerables y desplazadas internas, así como pueblos costeros ucranianos, donde entre el 70% y el 90% de la población se ha quedado sin empleo, para mantener reuniones con alcaldías y personal de la administración pública y hablar con personas afectadas por el conflicto. © Acción contra el Hambre

Personal de Acción contra el Hambre visita centros de distribución, organizaciones locales que ayudan a personas vulnerables y desplazadas internas, así como pueblos costeros ucranianos, donde entre el 70% y el 90% de la población se ha quedado sin empleo, para mantener reuniones con alcaldías y personal de la administración pública y hablar con personas afectadas por el conflicto. © Acción contra el Hambre 

 

Acción contra el Hambre, organización humanitaria presente en Ucrania y países vecinos (Moldavia, Rumania y Polonia) desde el comienzo del conflicto, está proporcionando una respuesta regional que tiene como objetivo apoyar a los desplazados internos, personas refugiadas y comunidades de acogida. En Ucrania, con el fin de comenzar rápidamente las actividades en Odesa y Mykolaiv, financiadas por Disasters Emergency Committee (DEC), Acción contra el Hambre está utilizando sus almacenes en Chisinau y Stefan Voda para transferir kits de alimentos, alimentos para bebés y kits de higiene a través de la frontera en Palanca. Según conversaciones del personal de la organización con los servicios sociales en Odesa, el número de personas que busca apoyo para obtener alimentos ha aumentado

Puntos de distribución de comidas calientes y leña para el invierno. © Acción contra el Hambre Puntos de distribución de comidas calientes y leña para el invierno. © Acción contra el Hambre

Puntos de distribución de comidas calientes y leña para el invierno. © Acción contra el Hambre 

comidas calientes distribuidas en Palanca a través de Communitas. © Acción contra el Hambre comidas calientes distribuidas en Palanca a través de Communitas. © Acción contra el Hambre

Muchos ucranianos y ucranianas viajan regularmente entre Odesa y Moldavia, la mayoría de los cuales son mujeres, niños y niñas y población anciana. Acción contra el Hambre está presente en Moldavia desde el inicio del conflicto en Ucrania y sigue apoyando en los tres puntos de entrada desde Ucrania con la distribución de comidas calientes, snacks, y con un equipo preparado ante un posible aumento del flujo migratorio. En la imagen, comidas calientes distribuidas en Palanca a través de Communitas. © Acción contra el Hambre 

 

Estas operaciones transfronterizas llevadas a cabo por Acción contra el Hambre y los socios locales moldavos, Communitas y Centro Español (éste último con sede en Ucrania), tienen como objetivo dar respuesta a las necesidades más significativas previstas (seguridad alimentaria y acceso a agua, saneamiento e higiene) y forman parte de una preparación para una presencia de la organización a largo plazo, si la evolución de las condiciones de seguridad lo permiten. 

Haz clic en las imágenes de abajo para acceder a la galería de imágenes:

Comparte esta noticia

¿Cómo colaborar?
Escríbenos y te contamos.
Comparte