900 100 822 Teléfono gratuito

Formulario de búsqueda

Historias

Pobreza absoluta y pobreza relativa: ¿cuál es la diferencia?

¿Cuál es la diferencia entre pobreza absoluta y relativa?

 

La pobreza absoluta y la pobreza relativa son dos conceptos o términos que nos ayudan a medir el nivel de pobreza de un país, siguiendo parámetros como la educación, el desempleo, las políticas o el acceso a los recursos necesarios para que una persona lleve una vida digna.

Los niveles de pobreza se clasifican de acuerdo con la situación específica de una persona o grupo de personas. Los tipos de pobreza se observan cuando hay situaciones de extrema necesidad que los llevan a sufrir hambre, pero también cuando hay una serie de desventajas sociales y económicas con respecto a individuos del mismo entorno.

En el siguiente post vamos a explicar las diferencias entre pobreza absoluta y pobreza relativa, e indicaremos las fortalezas y debilidades del uso de estos términos en la medición de la pobreza en el mundo.

¿Cuál es la diferencia entre pobreza absoluta y relativa?

La pobreza se relaciona con un estado de carencia, al no tener acceso a los suministros más básicos para poder vivir como los alimentos, el agua, la luz y el gas. Es la privación de los medios necesarios para procurar una calidad de vida adecuada y que no genere enormes diferencias entre una persona u otra, o entre un país u otro.

España finalizó el año 2020 con una tasa de riesgo de pobreza del 26,4 % de la población del país

Veamos las principales diferencias entre pobreza absoluta y relativa:

¿Qué es la pobreza relativa?

La pobreza relativa son las personas que se encuentran en desventaja respecto a otras personas del mismo entorno con relación al ámbito económico y social. Es un concepto que está conectado con la desigualdad, es decir, son una serie de dificultades como la dificultad de encontrar empleo.

La pobreza relativa coloca el problema de la pobreza en la sociedad

¿Qué es la pobreza absoluta?

La pobreza absoluta es aquella situación en la que una persona no tiene cubiertas las necesidades básicas para poder vivir. Tiene carencias de bienes y servicios básicos, especialmente de alimentos, vivienda y acceso a agua potable o los servicios básicos de higiene y salud.

La pobreza absoluta es reconocible en regiones del mundo donde tienen especiales necesidades y está conectado con la miseria. Para medir la pobreza absoluta se ha establecido un nivel de recursos que una persona o país debe tener a su disposición, por lo que han determinado el umbral de pobreza con la cantidad de 1,90€ al día.

La pobreza absoluta es aquella situación en la que una persona no tiene cubiertas las necesidades básicas para poder vivir.

¿Cómo se calcula el índice de pobreza relativa?

Debemos tener en cuenta que la pobreza es un fenómeno en constante movimiento, ya que la situación de una persona puede cambiar, pasar de ser pobre a no serlo o todo lo contrario. Por ello, es necesario considerar estos cambios y transiciones para calcular el índice de pobreza relativa.

El índice de pobreza relativa es un modo de medir la pobreza, establece el nivel general de ingresos y el ámbito donde viven las personas. Ayuda a comprender la pobreza en el mundo entero y cómo experimentan la pobreza.

El índice de pobreza multidimensional mide la realidad en que viven las personas y las diversas carencias que padecen. Es una medida internacional de pobreza aguda que analiza más de 100 países en vías de desarrollo, y se basa en los ingresos, las privaciones de cada persona y el nivel de acceso a la educación, la salud y sus estándares de vida, es decir, el gasto mínimo necesario para mantener una vida digna y tolerable.

El principal objetivo es ponerle fin a la pobreza extrema

Logremos el fin de la pobreza extrema

El fin de la pobreza extrema es el primero de los Objetivos de Desarrollo Sostenible mundiales. En tal sentido, esta situación se ha logrado disminuir consecutivamente y durante casi 25 años la situación en que viven 736 millones de personas, ya que un 11 % de la población mundial ha cambiado.

No obstante, los acontecimientos de los últimos años, como la pandemia por la COVID-19, han significado un retraso y han puesto a organizaciones de todo el mundo en alerta para contrarrestar este revés.

Las cifras son alarmantes y peor aún, puesto que la mitad de las personas que viven en la pobreza extrema son menores de 18 años, los niños son los más afectados. Ahora más que nunca, resuenan las palabras del ex secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki-moon, “Podemos ser la primera generación en acabar con la pobreza”.

Luchamos contra la pobreza absoluta y relativa en España

Según la encuesta de Condiciones de Vida del Instituto Nacional de Estadística (INE), España finalizó el año 2020 con una tasa de riesgo de pobreza del 26,4 % de la población del país, lo que significa un aumento de 1,1 puntos. Estas cifras reflejan las condiciones de miles de personas tras la pandemia.

¿Qué estamos haciendo para acabar con la pobreza? Actualmente nos encontramos en un momento clave para analizar cómo está disminuyendo o aumentando la pobreza en el mundo. En Acción contra el Hambre trabajamos diariamente para alcanzar el Objetivo de Desarrollo Sostenible que ha puesto como fecha límite el año 2030 para poner fin a la pobreza en todas sus formas y en todo el planeta.

¡Unidos acabaremos con la pobreza!

comparte esta historia

ÚNETE

Dona ahora

Tu donación llegará a quien más lo necesita

w55c

Hazte socioa   

Únete a la generación que puede acabar con el hambre

w55c
w55c
¿Cómo colaborar?
Escríbenos y te contamos.
Comparte