Formulario de búsqueda

Historias

"Cuando emprendes, el sentimiento de satisfacción y de crecimiento personal es único"

Paloma Espinar ha abierto una academia de idiomas en Sevilla con el apoyo de Vives Emprende

Sofía Paloma, mientras imparte clases en su academia. Fotos: Gonzalo Höhr. Texto: Rocío García Soriano 

Paloma Espinar ha abierto una academia de idiomas en Sevilla con el apoyo de Vives Emprende

Sofía Paloma Espinar es la segunda hermana de una familia numerosa sevillana. De esas que saben cuánto cuesta estudiar, y lo duro que es trabajar a la vez. Desde que comenzó sus estudios de química en la Universidad de Sevilla tuvo que compaginar las clases con diferentes trabajos, pasando de ser azafata a dependienta, y de ahí a las clases particulares. Esa capacidad de trabajo, unida a su afición por los idiomas, le permitió obtener una beca de la Universidad para impartir clases de ciencias en inglés. Cree que esta oportunidad le abrió muchas puertas. “Desde 2007 hasta marzo del 2015 estuve trabajando en la Fundación Focus Abengoa, en recepción y como guía”, nos cuenta.

Sofía Paloma, en la entrada de su academia, Innova+

Antes de montar su propio negocio, una academia de idiomas y de ciencias, InnovA+ English and Science, la sevillana ejerció de coordinadora en otra academia, hasta que la crisis económica la llevó a la cola de INEM. Y ahí surgió la idea de emprender. Como ella misma relata: “fue por necesidad. Es una reacción ante la inestabilidad, ante la necesidad de tener un contrato sólido y no trabajos que económicamente te sacan del paso, pero que no te ofrecen un futuro”. Y eso era lo que Paloma quería, desarrollar sus ideas sobre un sistema efectivo de aprendizaje. Emprender suponía una oportunidad, una salida difícil, un camino complicado, pero lejos del estancamiento y la precariedad laboral que, a día de hoy, imperan.

La idea ya rondaba su mente cuando vio un cartel de Vives Emprende en una de las oficinas del INEM de la capital hispalense. Las dudas y la indecisión también merodeaban cerca, pero el apoyo de los técnicos del programa fue crucial. “Me ayudaron mucho en la parte técnica; yo tenía un modelo de empresa, pero desconocía la parte más empresarial, como gestión, marketing, presentación de subvenciones, revisión del contrato del local, etc.” Además, Paloma hace hincapié en la importancia que supone que alguien crea en ti: “llegas con mucho miedo, puesto que pones en juego todos tus ahorros. Esto te va reforzando y hace que quieras hacer realidad la idea que tienes en mente”. El valor añadido del programa reside en la calidad humana de sus técnicos, quienes, a parte de los conocimientos sobre gestión empresarial, se involucran en cada proyecto. “Destacaría la calidez con la que los técnicos de Acción contra el Hambre tratan todo lo relacionado con la empresa que quieres crear, realizan el procedimiento  como si fuera suya, la quieren y la miman contigo desde el primer momento”.

Aunque como todos los procesos, éste ha sido duro. Lleva muchas horas de dedicación, de esfuerzo, de trabajo, de pensar y repensar en cómo mejorar. Y siempre hay un factor negativo que se repite: el mercantil. Para Paloma la parte económica se convirtió en un obstáculo, en un miedo y en un inconveniente a la vez. Pero una vez resuelto el tema financiero, las ventajas personales que experimenta el emprendedor no tienen parangón: “cuando hay logros, por muy pequeños que sean, el sentimiento de satisfacción y de crecimiento personal es único. Por todo ello, la sevillana lo tiene claro: “animaría a emprender y a participar en el programa Vives Emprende”, ya que emprender es duro, es un esfuerzo físico y mental, por lo que hay que hacerlo con conocimientos, con personas que te guíen, no de cualquier forma. Siempre es bueno conocer otras experiencias, consejos de quienes saben a lo que te enfrentas. El apoyo es muy importante en estos casos. Como consejo diría que hay que estar  preparado a trabajar duro”.

"Yo quería crear y crecer a nivel profesional"

El balance que hace nuestra participante es positivo. Si bien reconoce que el primer año ha sido duro, afirma con rotundidad que ahora se siente más fuerte y con más templanza a la hora de resolver las dificultades que van surgiendo. Las partes gratificantes son las que, al final, hacen que quieras continuar. Las horas extras, la diversificación de tareas y las preocupaciones se difuminan con cada éxito de un alumno, con cada nueva inscripción, con cada gesto de reconocimiento, relata.

Y así espera continuar, progresando junto a su equipo. Si hay algo que ha aprendido y que intenta transmitir a los alumnos de InnovA+ English and Science es a trabajar desde la motivación. “Yo quería crear y crecer a nivel profesional”, y de la mano de Vives Emprende ha conseguido iniciar ese camino.

comparte esta historia

ÚNETE

Dona ahora

Tu donación llegará a quien más lo necesita

Hazte socio

Únete a la generación que puede acabar con el hambre

Catástrofe humana en Bangladesh

Necesitan ayuda urgentemente: ponte ya en acción

¿Cómo colaborar?
Escríbenos y te contamos.
CAPTCHA
.
Comparte