Formulario de búsqueda

Historias

Invirtiendo en dignidad en el norte de Nigeria: la historia de Ya Fati

Emergencia Nigeria Accion Contra el Hambre

 

En una parte de la ciudad un violento grupo de insurgentes liderados por el grupo Boko Haram ha desplazado alrededor de 1.5 millones de personas al norte de Nigeria.

Ya Fati Goni tuvo que abandonar todo lo que tenía y huir para salvar su vida. Antes de que eso ocurriera, solía vivir en la comunidad de Bulturum, en el estado de Yobe, al noroeste de Nigeria con su marido y sus cinco hijos. Su vida no era fácil y a la edad de 52 años no era ajena a la escasez, pero se las arreglaban para cubrir sus necesidades más básicas. Sin embargo la realidad nos enseña que las cosas pueden ir a peor.

En diciembre de 2015 el pueblo de Ya Fati fue atacado y su casa quemada y destruida junto con la mayor parte de su pueblo. Durante su huída, tuvo que buscar refugio en el pueblo de Damaturu. Ya Fati y su familia fueron afortunados por haber sido acogidos por un familiar, pero asegura: “No había trabajo para obtener ingresos. Dependíamos de la comida en casa de mis familiares. Me preocupaba mucho el tiempo que podría alargarse esa situación”.

Ya Fati no es la única. En una parte de la ciudad que ya sufre de grandes dificultades económicas, un violento grupo de insurgentes liderados por el grupo Boko Haram ha desplazado alrededor de 1.5 millones de personas al norte de Nigeria y ha desencadenado una severa crisis humanitaria. Sin embargo, los vecinos se han movilizado para ofrecerles asilo de por vida- en torno al 92% de las personas desplazadas han sido acogidas y asistidas por “comunidades de huéspedes”- pero sus recursos también son limitados.

En 2015 Acción contra el Hambre lanzó un programa de emergencia para conocer las necesidades alimentarias y de supervivencia de las comunidades afectadas por el conflicto en el Estado de Yobe, donde la crisis es particularmente severa. Nuestro programa fue posible gracias a la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional. Beneficia tanto a las sobrecargadas familias de acogida como a los hombres, mujeres y niños desplazados.

Estas personas dispuestas a ofrecer refugio a extraños los consideran “hermanos y hermanas” y comparten sus limitadas provisiones de alimentos y agua. Para cientos de familias desplazadas sin recursos, la generosidad de las familias de acogida ha supuesto una red de seguridad crucial. Pero con un flujo tal de personas desplazadas que buscan refugiarse de la violencia, los recursos de las familias desplazadas también han llegado a su límite, conduciéndolas tanto a ellas como a sus huéspedes a una profunda crisis.

¿Cuál es la situación? Hay comida disponible en los mercados locales de Yobe, pero las personas desplazadas-y las familias que los acogen-no tienen dinero para cubrir sus necesidades.

¿Cómo hemos actuado? En vez de distribuir raciones de comida a gran escala, que puede dañar la subsistencia de los vendedores locales, hemos decidido proveer de dinero en efectivo periódicamente y cupones de comida a las casas de acogida en riesgo. Además se les ha proporcionado una tarjeta inteligente que funciona como una tarjeta de débito y un smart phone que permite a los comerciantes escanear el código del producto y emitir el ticket correspondiente. Los hechos sugieren que el programa no sólo ayuda a los más vulnerables en su búsqueda de alimentos y necesidades básicas de supervivencia, sino que impacta de forma muy positiva en los negocios así como en la economía local.

Ser capaz de tomar decisiones sobre sus necesidades reestablece un sentimiento de dignidad a las familias que lo han perdido todo. Tener liquidez ha ayudado a Ya Fati a recuperar un sentimiento de autoconfianza: “Ahora puedo alimentar a mi familia”, dice. De hecho, Ya Fati ha podido incluso ahorrar un poco de dinero de su asignación mensual, la cual ha invertido en dos ovejas, una fuente de ingresos futuros: “Intentaré engordar a mis ovejas para así poder ganar mi propio dinero”.

Acción contra el Hambre actualmente está cubriendo las urgentes necesidades de 21.000 personas afectadas por el conflicto en el Norte de Nigeria a través de su programa de dinero y cupones de comida de emergencia.

                

comparte esta historia

ÚNETE

Dona ahora

Tu donación llegará a quien más lo necesita

Hazte socio

Únete a la generación que puede acabar con el hambre

Catástrofe humana en Bangladesh

Necesitan ayuda urgentemente: ponte ya en acción

¿Cómo colaborar?
Escríbenos y te contamos.
CAPTCHA
.
Comparte