Formulario de búsqueda

Historias

La realidad del desastre climático El Niño en Malawi

La realidad del desastre climático El Niño en Malawi

 

En enero de 2015 las inundaciones, descritas como las peores desde hace una década, afectaron a más de un millón de personas en 15 de 28 distritos

Malawi se encuentra entre uno de los países más pobres del mundo; ocupa el número 19 de los 34 países situados en África. Tiene una población de alrededor de 13 millones y 100 personas por kilómetro cuadrado. Más del 50% de la población vive bajo el umbral de la pobreza y está expuesto a desastres naturales como inundaciones, sequía y peligros medioambientales, sin olvidar el efecto de El Niño y el calentamiento global. Esto afecta más a los países cuya economía depende de la agricultura. El maíz, por ejemplo, se ha convertido en el principal alimento en el país; varias fuentes indican que una reducción del 20% de la cosecha por diversas causas equivale a cinco años de cultivos de media y esto puede desencadenar problemas relacionados con la situación de la seguridad alimentaria en el país.

En enero de 2015 las inundaciones, descritas como las peores desde hace una década, afectaron a más de un millón de personas en 15 de 28 distritos, mataron a 106 personas, 172 se consideraron desaparecidas, hubo 230.000 desplazados así como multitud de daños en la propiedad y en infraestructuras (se perdieron 64.000 hectáreas de tierra cultivada).

Actualmente, la sequía producida por la escasez de lluvias está causando una carga adicional a la población que se está recuperando del shock. De acuerdo a los informes de abril de 2016, la reducción de la cosecha de maíz se estima en un 12.4 % respecto al año pasado. Según el Ministerio de Agricultura, el desarrollo de proyectos de aguas de riego requieren de 1.290.000 de toneladas de maíz para cubrir el déficit y desviar así una crisis alimentaria. El departamento estima que durante febrero y marzo de 2016 la producción de maíz podría ser de 2.431.313 toneladas, representando un descenso de 12.4% de la producción en comparación con el período de 2014/2015 de 2.776.277 toneladas.

Esto podría dar lugar a un déficit estimado de 1.072.461de toneladas de maíz en países donde se necesitan 3.205.135, que incluyen el consumo humano, semillas, stock de alimentos y el uso industrial.

En un examen a nivel microeconómico, el impacto en los bienes gananciales y en la seguridad alimentaria de un hogar podría evidenciarse si los temores de una reducción en la cosecha de maíz se materializan más adelante. Existen riesgos de una extendida y severa época de austeridad y falta de recursos desde finales de abril de 2016 hasta marzo de 2017, período que coincide con la recolección de las cosechas en Malawi hasta la próxima estación.

En muchos hogares afirman que la dureza de la actual crisis es más grave de lo que parece después de una década. Mirando incluso a largo plazo, el impacto del actual fenómeno El Niño en las estaciones de cosecha aún es desconocido, pero representa un riesgo en la futura seguridad alimentaria y económica.

De forma significativa, para el próximo período el efecto de La Niña no debería ser olvidado ya que muchos patrones meteorológicos han indicado un cambio en el ciclo del clima en el pasado. El Centro de Previsiones Meteorológicas de la Administración Nacional del Océano y la Atmósfera revela que tras el paso de La Niña se han desencadenado 11 de los 15 El Niño.

Escrito por Stanley Joseph

comparte esta historia

ÚNETE

Dona ahora

Tu donación llegará a quien más lo necesita

Hazte socio

Únete a la generación que puede acabar con el hambre

Catástrofe humana en Bangladesh

Necesitan ayuda urgentemente: ponte ya en acción

¿Cómo colaborar?
Escríbenos y te contamos.
CAPTCHA
.
Comparte