900 100 822 Teléfono gratuito

Formulario de búsqueda

Historias

"Con la llegada de la pandemia mi mayor preocupación era la falta de comida"

 

María Ruiz tuvo que salir de Venezuela por la grave crisis política y económica que afronta su país. Antes de decidir emigrar, pasó por circunstancias muy difíciles. Había días en los que ella no comía para poder alimentar a sus hijos, además de sufrir la escasez de medicamentos que ella necesita para seguir un tratamiento.

Emigró a Perú en marzo de 2019 junto a sus dos hijos de siete y tres años. Fue un viaje difícil. El dinero que tenía ahorrado se acabó y al llegar no contaba con ninguna oportunidad de empleo o un lugar fijo donde alojarse.

Tuvo que empezar de cero para poder mantener a sus hijos. Al principio tuvo la necesidad de pedir colaboraciones en las calles y mercados. Trabajó como camarera en tres restaurantes y estuvo vendiendo en las calles.

María Ruiz en el balcón de su casa. Recuerda los díficiles de su llegada a Perú, cuando apenas contaba con medios.

Con la llegada de la pandemia, su mayor preocupación era la falta de comida, una situación que ella compara con lo que vivió en Venezuela. Ella es la única fuente de ingresos y su preocupación aumentaba ya que al padecer otra enfermedad es más propensa a contraer el coronavirus y podría contagiar a sus hijos. Además, teme que la medicina que necesita vuelva a escasear, pues es un medicamento que se usa también para el tratamiento de la COVID-19.

María vive en un cuerto alquilado, con sus dos hijos, en el distrito de Los Olivos en Lima, Perú.

Su mayor prioridad es la educación de sus hijos, su buena alimentación y salud, y conseguir un trabajo estable que le permita seguir adelante.

El apoyo que le hemos brindado desde Acción contra el Hambre le ha permitido contar con comida para su familia, pagar parte del alquiler de la habitación y tener un trabajo vendiendo frutas en un carrito en el mercado, siempre siguiendo los protocolos de protección frente al virus.

María pendiente de que sus hijos coman bien. Sus prioridades son su salud y su educación.

María expresa su infinita gratitud a los que han hecho posible que pueda beneficiarse de esta ayuda y desea seguir contando con el apoyo solidario de la Cooperación Española y los socios y colaboradores de Acción contra el Hambre, no solo para ella sino para muchas otras familias migrantes que, en estas circunstancias, son mucho más vulnerables.

GRACIAS.

comparte esta historia

ÚNETE

Dona ahora

Tu donación llegará a quien más lo necesita

w55c

Hazte socioa   

Únete a la generación que puede acabar con el hambre

w55c
w55c
¿Cómo colaborar?
Escríbenos y te contamos.
Comparte