06/05/21

Empleos emergentes por la COVID-19

Artículo escrito por María Jesús Pinilla

El coronavirus provocó un descenso generalizado de las ofertas y las contrataciones en todos los sectores, algunos terriblemente afectados como la hostelería, el turismo o el comercio. También trajo nuevos empleos, trabajos emergentes que han surgido en esta época pandémica.

En primer lugar, destaca el sector de las nuevas tecnologías, en el que se solicitan puestos muy variados ante la necesidad de digitalizar innumerables procesos. Nos referimos a ingenieros/as de software, expertos/as en informática y entornos digitales, servicios y tecnologías de la información, robótica, ciberseguridad, Big Data, programación, investigación, educación, consultoría de gestión, marketing digital…

Otro sector que ha demandado trabajadores de forma masiva ha sido el sanitario, fundamentalmente de enfermeros/as, auxiliares de enfermería, médicos/as, y expertos/as en medicina preventiva y gestión sanitaria, investigadores de fármacos y biotecnología, técnicos/as de laboratorio.

Por otra parte, nos encontramos de forma inesperada con el campo de la docencia, que ha precisado incorporar sobre todo profesorado de infantil y primaria para lleva a cabo un seguimiento más individualizado del alumnado. Hay que destacar también a los expertos/as en formación on-line ya que se ha sustituido de forma masiva la metodología presencial por el aula virtual, además de tener en cuenta el crecimiento de la demanda en cursos y formaciones de especialización que se requieren en muchos campos laborales.

Otro sector emergente ha sido el de la psicología. Actualmente se hace más necesaria la figura del coaching dentro de los Recursos Humanos para atender la parte emocional de los equipos y la adaptación de los trabajadores al teletrabajo. Parece obvio suponer que se ha producido una demanda del psicólogo/a clínico/a para gestionar individualmente la situación que vivimos y de cómo está afectando en distintos ámbitos.

En cuanto a aquellos trabajos con menor nivel de cualificación, hay que mencionar una disminución de los procesos industriales -exceptuando sectores como la alimentación y productos de primera necesidad-, y el aumento la distribución y la fabricación de artículos por las nuevas necesidades provocadas por la pandemia, como mascarillas, mamparas y productos sanitarios entre otros.

En el sector servicios se han incorporado nuevos puestos de trabajo, entre los que destaca:

  • Limpieza y desinfección: aquí surgen contrataciones especiales y masivas para adoptar los protocolos COVID-19 en el sector sanitario, en espacios tanto públicos como privados y en el entorno industrial.
  • Teleoperadores/as: de forma importante se ha visto un aumento dentro de la asistencia sanitaria y la atención de clientes y usuarios de forma remota, sin olvidar las actividades de venta y comercialización.
  • Logística: ni que decir tiene el refuerzo extraordinario de estas ocupaciones debido al aumento del comercio y abastecimiento on-line por parte de los consumidores, que se suma a la alta actividad que ya se llevaba a cabo en este sector.
  • Fuerzas y cuerpos de seguridad del estado: para el mantenimiento de las nuevas normativas adoptadas durante la pandemia.
  • Vigilantes de playas y espacios públicos, rastreadores COVID-19,…

Por último, se debe destacar que nos encontramos ante una reconstrucción del mercado laboral, tanto en referencia a los puestos de trabajo, como a la forma de llevarlos a cabo. Esto hace que desde Acción contra el Hambre trabajemos con los colectivos más vulnerables desde múltiples enfoques, que van desde la motivación hasta la adaptación pasando por la capacitación con el fin de que en este proceso se transforme en algo real, que brinde nuevas oportunidades de trabajo para los mismos.

En ocasiones, veremos que estos empleos en auge o de nueva creación supondrán actuaciones de reciclaje y formación por parte de los profesionales, en otros casos un nuevo marcaje de objetivos acompañado de auténticos actos de valentía para cambiar radicalmente de metas laborales y, en los casos de nuevas incorporaciones al mundo del trabajo, una orientación práctica al respecto.

Comparte esta entrada