Bangladesh no solo es uno de los países más poblados del mundo, también cuenta con algunas de las más altas tasas de desnutrición en todo el mundo, con millones de niños menores de cinco años que sufren desnutrición severa. La salud pública del país está socavada por el escaso desarrollo de los recursos de agua, saneamiento y las prácticas de higiene inadecuadas, y los frecuentes desastres naturales como ciclones e inundaciones estacionales, que se acentúan por el cambio climático.

Desde 2007, en Acción contra el Hambre hemos respondido a las necesidades urgentes de la población de Bangladesh a través de nuestros programas de nutrición, salud y prácticas de cuidado, así como programas de seguridad alimentaria, agua, actividades de saneamiento e higiene, y la reducción del riesgo de desastres y programas de adaptación al clima.

En el verano de 2013, Bangladesh fue golpeada por el ciclón Mahasen, que destruyó o dañó miles de viviendas en Patuakhali y Dinajpur, causando grandes pérdidas de ganado, e interrumpiendo la agricultura y los medios de vida en estas regiones. En respuesta, nuestros equipos distribuyeron alimentos y otros suministros a más de 2.000 familias afectadas y continúan apoyando proyectos de restauración post-emergencia.

Estamos comprometidos a reducir los índices de desnutrición, a mitigar el impacto de los desastres naturales, a desarrollar planes de respuesta de emergencia para desastres futuros y fortalecer la calidad, la cobertura y el impacto de nuestro trabajo en Bangladesh.